¿Por qué reluce bandera de México en protestas contra Trump?

ALBUQUERQUE, New Mexico, EE.UU. (AP) — Es una bandera que se ha enarbolado en muchas protestas contra el virtual candidato presidencial republicano Donald Trump. También se le puede ver en manifestaciones en pro de una reforma migratoria, en murales en ciudades que tienen poblaciones latinas importantes y en partidos de la selección mexicana de futbol disputados en territorio estadounidense.

La bandera de México tiene una larga historia en Estados Unidos, pese a que es el símbolo de una nación al sur de la frontera. Se convirtió en un tema de discusión la semana pasada tras una protesta violenta contra Trump en Albuquerque.

Trump emitió críticas en Twitter después de que las manifestaciones afuera de su mitin en Albuquerque desembocaron en disturbios en los que se causaron miles de dólares en daños, y él condenó a los “rufianes que ondeaban la bandera mexicana”. Sus comentarios convirtieron a ese emblema en un símbolo político para los que expresan su oposición a la controvertida retórica de Trump contra los mexicanos y a su insistencia en construir un muro entre ambos países.

En cuestión de minutos, se compartieron en redes sociales las imágenes de los manifestantes que ondeaban la bandera mexicana. Los programas radiofónicos conservadores a menudo mencionaron a la bandera mientras las protestas se movían de San Diego a Fresno, California.

Con colores verde, blanco y rojo, la bandera mexicana tiene en el centro el símbolo de un águila parada en un nopal mientras devora una serpiente. El emblema se basa en una leyenda indígena de los aztecas que se asentaron donde hoy se encuentra la Ciudad de México, en lo que originalmente era una isla en un lago.

Luego de que Estados Unidos se apoderara de una tercera parte del territorio mexicano tras la guerra entre ambas naciones en 1848, la bandera permaneció como un símbolo de resistencia debido al incumplimiento de los compromisos delineados en el Tratado de Guadalupe Hidalgo, dijo David Correia, profesor de estudios americanos en la Universidad de New Mexico. El tratado indicaba que los ex ciudadanos mexicanos desde New Mexico hasta California recibirían plena ciudadanía estadounidense, pero en lugar de ello, fueron objetos de expropiaciones de tierra ilegales por parte de los blancos, y sufrieron décadas de discriminación, detalló Correia.

“En New Mexico, dichos asuntos nunca se han resuelto”, afirmó Correia.

En Houston y partes de Texas en las décadas de 1920 y 1930, los inmigrantes mexicanos utilizaban la bandera como símbolo de sus sociedades de ayuda mutua que proveían de seguros funerarios y recursos jurídicos para otros compromisos cívicos, comentó Lorenzo Cano, director asociado del Centro de Estudios Mexico-Estadounidenses en la Universidad de Houston.

“Pero la izaban junto con la bandera de Estados Unidos”, comentó Cano.

Eso cambió cuando los veteranos mexicano-estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial regresaron a casa y comenzaron a involucrarse en los derechos civiles. El fundador del Foro G.I., el doctor Hector P. Garcia y John J. Herrera, un presidente nacional de un grupo de derechos civiles de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, desalentaron el uso de la bandera mexicana y pensaron que ondear la bandera de Estados Unidos en los eventos y protestas reforzaba la noción de que los estadounidenses de origen mexicano eran víctimas de racismo.

Durante el Movimiento Chicano de la década de 1970, un movimiento activista más parecido al del poder negro, los involucrados llevaban orgullosos la bandera mexicana a sus protestas para resaltar su orgullo étnico, comentó Jennie Luna, profesora de estudios chicanos en la Universidad Estatal de California en Channel Islands. “También le recordó a las personas que nuestra historia es de personas desplazadas”.

Luna dijo que el hecho de que actualmente se ondeen banderas mexicanas no es diferente a que los italiano-estadounidenses ondeen la bandera italiana en la Pequeña Italia de Nueva York o las personas de origen irlandés lleven la bandera de Irlanda en el sur de Boston. “La diferencia es que los mexicano-estadounidenses nunca han sido incorporados por completo en la historia de este país”, afirmó. “Además, el lenguaje que utiliza Trump refuerza el concepto de que todos los mexicanos son extranjeros”.

Karla Molinar, la estudiante de 21 años de la Universidad de New Mexico que fue sacada de un evento de Trump en Albuquerque por interrumpir el discurso del empresario, dijo que no ve nada malo en que los manifestantes ondeen la bandera mexicana. “Solo muestran que están orgullosos de sus raíces y que no tolerarán el odio”, dijo Molinar, nacida en México.

La arenga más reciente de Trump en contra de los mexicanos ocurrió esta semana, luego de que el juez federal de distrito, Gonzalo Curiel, estadounidense de ascendencia mexicana, acordó que se publiquen los detalles de una demanda colectiva en la que personas señalan que fueron víctimas de fraude por parte de una universidad enfocada en bienes raíces propiedad de Trump, la Universidad Trump.

Curiel tiene un “inherente conflicto de intereses”, debido a que Trump “construirá un muro”, dijo el multimillonario en una entrevista con The Wall Street Journal. Además, le dijo a CNN que Curiel es “de ascendencia mexicana”, descartando el hecho de que Curiel nació en Indiana, y afirmó: “Está orgulloso de sus raíces”.

Orlando Baca, un maestro jubilado de Santa Fe, New Mexico, y republicano, dijo que sería mejor si los latinos que se manifiestan contra Trump, especialmente los inmigrantes, comienzan a ondear la bandera de Estados Unidos para protestar por agravios.

“Si las cosas están tan bien en México, y están tan orgullosos de ser mexicanos, ¿por qué no se quedan allá?”, preguntó Baca, cuya familia tiene presencia en Estados Unidos desde hace siglos. “Si eres estadounidense, entonces está orgulloso de serlo. Es cuestión de respeto”.

___

Russell Contreras está en Twitter como: http://twitter.com/russcontreras

___

Su trabajo puede ser leído en http://bigstory.ap.org/content/russell-contreras

También podría gustarte