¿Por qué celebramos el Jueves de Corpus Christi con mulas?

Día de las Mulas

El Jueves de Corpus Christi es una celebración católica que ocurre 60 días después del Domingo de Resurrección para recordar la importancia del cuerpo y la sangre de Jesucristo presente en la Eucaristía.

Su origen basa en la tradición católica del milagro de Bolsena (Italia), ocurrido en 1263, cuando un sacerdote que oficiaba la misa vio brotar sangre al partir la hostia.

Esta celebración se comenzó a realizar en el año de 1246 cuando un sínodo de obispos encabezados por Robert de Thorete de Lieja lo autorizó, sin embargo fue en 1264 cuando el Papa Urbano IV la oficializó.

En México se empezó a celebrar en 1526, rindiéndose culto al Santísimo Sacramento en la Catedral de la ciudad de México, con una tradicional misa que era seguida de una procesión encabezada por el arzobispo, autoridades religiosas y el pueblo.

En ese entonces los pobladores acudían a la misa acompañados de sus mulas y con su mejor cosecha para agradecer  a Dios por las bendiciones recibidas de la tierra, este acto posteriormente se convirtió en una tradición que con el paso del tiempo se fue modificando hasta ser como la conocemos actualmente bajo el nombre del “Día de las Mulas“.

Es por ello que cada Jueves de Corpus Christi vemos a niños vestidos de campesinos y  feligreses que llevan a la misa llamativas figuras de mula hechas de hoja de elote barro o madera, para rememorar lo inicios de esta máxima tradición religiosa.

También podría gustarte