Por amenazas de cárcel suspende AI informe sobre régimen tailandés

Bangkok, 28 Sep (Notimex).- Amnistía Internacional (AI) suspendió la presentación hoy de un informe sobre el régimen militar de Tailandia, luego que las autoridades amenazaron con detener a los delegados del grupo no gubernamental.

En su documento AI indica que el gobierno militar de Tailandia ha permitido la “cultura de la tortura” que florece desde que asumió el poder y enumera 74 presuntos casos de tortura y malos tratos.

El ejército tailandés tomó el poder en 2014 después de meses de agitación política, bajo el argumento de que restauraría la estabilidad.

Se trató de su regreso a la política abierta, ya que había dado un golpe de Estado en 2006, cuando el entonces primer ministro Thaksin Shinawatra acudía a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

En agosto de 2007 se aprobó en referéndum la nueva Constitución elaborada por el régimen militar, que formalmente cesó con las elecciones generales celebradas en diciembre del mismo año.

En su nueva estancia en el gobierno, el ejército ha sido acusado de torturas incluyendo métodos como golpes sin dejar marca, asfixia con bolsas de plástico y ahogamiento simulado, todas las cuales ha negado el general Sansern Kaewkamnerd, portavoz de la oficina del primer ministro.

AI planeaba una conferencia de prensa en la capital Bangkok para presentar su informe, la cual fue cancelado después de que las autoridades advirtieron que los participantes podrían ser detenido pues violarían las leyes laborales del país.

Al menos dos de los representantes de la organización no gubernamental carecen de permiso de trabajo en Tailandia, por lo que su presentación de cualquier reporte violaría la ley, dijeron las autoridades.

El gobierno tailandés se ha defendido en varias ocasiones de acusaciones de violaciones a los derechos humanos desde el golpe de Estado de 2014, diciendo que “cada país pasa por momentos difíciles”.

Desde que llegó al poder, el gobierno militar ha sido criticado de forma continua por grupos de derechos humanos por reprimir la disidencia, encarcelar a los críticos y censurar a los medios de comunicación.

“Sabemos que el gobierno actual no acepta las críticas”, señaló a la prensa Yuval Ginbar, asesor jurídico de AI.

“Lo que está sucediendo en los lugares de detención no oficiales, personas que están siendo golpeadas, asfixiadas … es más importante que lo enfrentamos aquí “, añadió.

Laurent Meillan, representante regional de la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el Sudeste de Asia, dijo que la suspensión es otro ejemplo del nuevo patrón de acoso a los defensores de los derechos humanos en Tailandia.

También podría gustarte