Politécnico usa técnicas artísticas para educación ambiental

México, 20 Sep (Notimex).- El motor más importante para tener un planeta diferente es primero conocerlo, amarlo y en consecuencia respetarlo, consideró Olga Herrera Arenas, bióloga del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Añadió que trabajar actividades científicas desde el punto de vista artístico como ecoteatro y stand up causa emociones, y genera un cambio de actitud; en cambio, decir a los jóvenes recoge el papel porque daña el ambiente no sirve, no lo sienten.

Durante el coloquio Comités Ambientales, que se celebra cada año en el IPN y cuyo propósito es dar a conocer acciones, avances y trabajos en materia de sustentabilidad, se presentó la labor en educación ambiental del doctor Manuel Rubio Espinosa y Olga Herrera Arenas.

Con actividades como diplomados en formación ambiental, ecoteatro, talleres ambientales, noches de ciencia, matinés y festivales científicos, así como cursos de verano de ciencia y arte, estos personajes procedentes del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Regional (CIIDIR), Unidad Oaxaca, son investigadores que esperan llegar al fondo de las emociones a través de educación vivencial orientada al respeto del otro.

En un comunicado, Herrera Arenas dijo que estas acciones están dirigidas a familias, profesores y autoridades.

“Buscamos que los asistentes tengan la experiencia de hacer con nosotros un trabajo científico, donde se generen emociones enfocadas al cuidado del medio ambiente”, expresó la catedrática.

Los temas se seleccionan a partir del interés general, además de buscar aquellos que no son cotidianos dentro de las aulas para dar un enfoque distinto, indicó.

De las 10 actividades que se realizan al mes, la mitad son dentro de las instalaciones del CIIDIR Oaxaca y las demás en bibliotecas infantiles y móviles, en comunidades del estado y museos.

También podría gustarte