Politécnico cuenta con nueva infraestructura y equipo para bioquímica

0

México, 10 Jun (Notimex).- El Departamento de Ingeniería Bioquímica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del IPN cuenta con nueva infraestructura y equipo, para impulsar la excelencia académica y contribuir a solucionar de la problemática nacional.

El jefe del Departamento de Ingeniería Bioquímica, Raúl Chávez Alvircio, indicó que las instalaciones se trasladaron recientemente de la Unidad “Lázaro Cárdenas” del Casco de Santo Tomás, al campus Zacatenco, ambas del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Detalló que con una inversión superior a los 400 millones de pesos para la construcción del nuevo edificio, infraestructura y equipamiento de las plantas de alimentos cárnicos, lácteos, cereales, frutas y hortalizas, y laboratorios, se atiende a 500 alumnos en los cinco últimos semestres de licenciatura, 50 de maestría y 50 de doctorado.

Esta inversión permitirá fortalecer las competencias de los estudiantes, en tanto que en materia de investigación se traducirá en mayor impulso de la innovación, indicó, de acuerdo con un comunicado del Politécnico.

Ello, además de brindar la formación final a los estudiantes de Ingeniería Bioquímica, este departamento alberga la maestría y doctorado en alimentos, los cuales cuentan con certificación a nivel internacional y un número importante de sus profesores de posgrado son miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Chávez Alvircio mencionó que en la actualidad, los planes y programas de estudio de ingeniería bioquímica se encuentran en actualización y se pretende aprovechar al máximo la nueva tecnología para mejorar la formación profesional de sus estudiantes.

“Contamos con equipos a nivel piloto de la tecnología que nuestros profesionistas van a encontrar en la industria.

“Por ello se diseñarán nuevas prácticas y talleres para que los jóvenes enfoquen su trabajo a la solución de la problemática de México, ya que la nueva tecnología les permite desarrollar, analizar, integrar, ver y aplicar los conceptos de calidad para ofrecer mejores productos”, dijo.

En las plantas de alimentos, afirmó, los jóvenes de octavo y noveno semestre hacen desarrollos tecnológicos, mismos que exponen por semestre.

Por lo general son alimentos o productos funcionales que se enfocan al cuidado de la salud o como coadyuvantes en el tratamiento de distintas enfermedades de la población. “Algunos de estos desarrollos son escalables y sujetos de incorporarlos al Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica (CIEBT) del IPN.

Detalló que la carrera de ingeniería bioquímica está diseñada para que los estudiantes trabajen en todos los laboratorios y plantas, con el propósito de que cuenten con una formación completa que les permita insertarse con facilidad en el campo laboral de las industrias alimentaria, biotecnológica y farmacéutica.

Al egresar, los jóvenes poseen conocimientos para el diseño de equipos como biorreactores e incluso plantas industriales.

El departamento ofrece servicio externo a todo tipo de empresas, a las que se les elaboran técnicas de sus productos, análisis microbiológicos y determinación de vida de anaquel, por lo que con estos nuevos equipos se impulsarán dichos servicios.

También podría gustarte