Policía de Sao Paulo dispersa manifestación contra presidente Temer

Río de Janeiro, 4 Sep (Notimex).- La policía de Sao Paulo dispersó hoy con gases lacrimógenos una manifestación contra el presidente Michel Temer, a sólo unos días de la destitución de la mandataria Dilma Rousseff.

Decenas de miles de manifestantes salieron a las calles de Sao Paulo y Río de Janeiro para exigir la salida del presidente de Temer, y advertir a los golpistas que “No pasarán”, según los organizadores de las protestas.

Convocada por los Frentes Brasil Popular y Pueblo Sin Miedo, la protesta en el centro económico y financiero de esta nación saturó la Avenida Paulista, la principal de la ciudad más grande de Brasil.

La policía se enfrentó a los manifestantes, luego que la protesta, en principio pacifíca, derivó en actos de vandalismo, de acuerdo con las autoridades de Sao Paulo, que añadieron que se vieron obligados a utilizar gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y cañones de agua.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad Pública dijo que un grupo se puso violento en una estación del metro, destruyendo torniquetes y lanzando piedras a la policía antidisturbios después que la manifestación terminó.

La manifestación de este domingo en contra de Temer fue la mayor desde que el abogado conservador juró el miércoles el cargo para reemplazar a Rousseff para el resto de su período, que termina en el 2018.

Los organizadores dijeron que unas 50 mil personas concurrieron a la marcha en Sao Paulo en la que participaron familias con niños, según testigos.

También se realizaron algunas marchas más pequeñas contra Temer en las ciudades de Rio de Janeiro y Curitiba, entre otras.

El coordinador de la Central de Movimientos Populares Raimundo Bonfim afirmó que un gobierno ilegítimo no tiene moral para intentar impedir las manifestaciones democráticas y ratificó la decisión de seguir en las calles hasta derrocar a Temer.

Rousseff, cuya principal acusación en su contra en el Congreso fue que violó normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal, se ha comprometido a formar una fuerte oposición contra Temer, quien fue su vicepresidente

Según la acusación contra Rousseff, esa práctica permite mejorar de forma engañosa las cuentas del gobierno federal, elevando el gasto público para financiar los programas sociales, antes de su reelección en 2014. Y a la postre, precipitó la crisis económica del país.

El pasado miércoles, el Senado votó a favor de destituir a la suspendida presidenta de Brasil Dilma Rousseff pero no fue inhabilitada, debido a que hubo otra votación —solicitada por el Partido de los Trabajadores— en la que no prosperó esa moción.

“No he cometido ninguno de los delitos de los que se me acusa”, dijo Rousseff. “Sé que seré juzgada, pero mi conciencia está tranquila. No tengo nada que esconder”.

Varias ciudades brasileñas fueron escenario de manifestaciones violentas de protesta tras la decisión del Senado del Congreso Nacional de Brasil de destituir a la presidenta Rousseff el miércoles pasado.

También podría gustarte