Policía de Arizona no podrá usar factor étnico para realizar arrestos

Phoenix, 16 Sep (Notimex).- Arizona anunció que sus policías no podrán usar la raza para desarrollar una sospecha razonable de si alguien se encuentra ilegalmente en Estados Unidos, ni detener a personas únicamente para investigar su estatus migratorio.

La medida, anunciada por el procurador general de Arizona, Mark Brnovich, elimina una parte importante de la única previsión autorizada de la ley antiinmigrante SB 1070.

El anuncio se da como parte de un acuerdo con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración y otros grupos de derechos civiles y defensores de los inmigrantes que habían interpuesto una demanda en 2010, justo después de que la legislatura estatal aprobara la SB 1070.

La aprobación de esa ley provocó una ola de indignación por parte de grupos proinmigrantes, líderes empresariales y los gobiernos de varias ciudades estadunidenses, que participaron en un boicot económico para tratar de obligar a Arizona a reconsiderar el estatuto.

Finalmente, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos autorizó en junio de 2012 que sólo uno de los cuatro grandes apartados de la ley SB 1070 pudiera entrar en vigor.

La Sección 2B de la ley antiinmigrante, conocida comúnmente como “muéstrame tus papeles”, quedo vigente para permitir a los policías de Arizona revisar el estatus migratorio de una persona detenida, si existían sospechas razonables de que era indocumentada.

Como parte del acuerdo con grupos proinmigrantes, Brnovich emitió la víspera una opinión legal en la que ordena a los policías ignorar la disposición de la ley SB 1070 que les obliga a investigar una “sospecha razonable” de que una persona está ilegalmente en el país.

Además, “los agentes no deberá prolongar una parada, detención o arresto con el único fin de verificar el estatus migratorio” de una persona, escribió el procurador de Arizona.

“Los agentes no podrán contactar, parar, detener o arrestar a un individuo con base en su raza, color y origen nacional, excepto cuando es parte de la descripción del sospechoso”, precisó.

Si los policías sospechan que una persona está ilegalmente en el país, podrán ponerse en contacto con la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, “a menos que al hacerlo se prolongue la parada o detención” de la misma, estableció Brnovich.

Por otra parte, los agentes ya no necesitarán pedir papeles de manera obligada y podrán hacerlo sólo a su discreción.

“Por primera vez desde mayo de 2010, habrá claridad para todos los policías en el estado sobre la única manera de aplicar la SB 1070 y para asegurarse de que nadie sea detenido sólo por su estatus de migración”, dijo en un comunicado Karen Tumlin, del Centro Nacional de Leyes de Inmigración.

La decisión de las autoridades de Arizona fue elogiada también por Víctor Viramontes, asesor del Fondo para la Defensa Legal y la Educación del México-Americano (Maldef), quien destacó que fue tomada “después de millones de dólares gastados en abogados”.

Este último paso “deja claro que la intención de la legislatura y de mucha de la participación previa de las policías en la aplicación de las leyes de inmigración, es ilegal”, indicó el abogado Omar Jadwat, quien trabaja con la Unión de Libertades Civiles de América (ACLU).

Señaló que la opinión legal del procurador deja en claro que “nadie puede ser detenido con base en la sospecha de su estatus migratorio y nadie puede ser un objetivo debido a su raza”.

“Los policías que no prestan atención escrupulosa a los límites de su autoridad tendrán que rendir cuentas, al igual que el sheriff (antiinmigrante del condado de Maricopa, Joe) Arpaio ha rendido cuentas”, concluyó Jadwat.

También podría gustarte