A pesar de su empoderamiento, Muxhes sufren aun discriminación

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada

Juchitán, Oax., 19 Sep (Notimex).- Con la alegría y orgullo zapoteca que caracteriza a los muxhes de Juchitán, Enrique y Biiniza iniciaron hace tres años la Dirección de Políticas Públicas para la Diversidad Sexual cuyos objetivo es el de visibilizar y empoderar a este sector homosexual indígena, único en su tipo en el país.

La palabra Muxhe proviene del dialecto zapoteco que fue adoptada por los antepasados para definir a los varones que deciden ser mujer por género y su significado se cree que se deriva del siglo XVII del latín Mulier (mujer).

Hoy en día en la localidad se contemplan tres tipos de muxhes: ngüi (mujeres lesbianas), guiu (muxhe hombre que mantiene su identidad masculina) y guna (muxhe que se asume como mujer en su persona).

Este municipio, considerado la cuna del comercio del istmo de Tehuantepec en el sureste de Oaxaca, es el hogar del grupo étnico denominado “muxhes” los cuales están teniendo la oportunidad gracias a este organismo, de abrir nuevas puertas en su desarrollo personal y profesional.

La comunidad de muxhes forma parte de la etnia zapoteca del istmo, los cuales se autodenominan como varones que pueden asumirse completamente como mujeres en cuanto a su vestuario y arreglo personal, “las muxhes”, o bien los hombres que mantienen su imagen varonil”.

“Lo interesante de los muxhes es que no las vas a encontrar en otra parte de país. Muxhe es aquel varón que se construye en dos caminos, puede construir su persona como mujer o como hombre, pero al final su corazón es de mujer”, resaltó Biiniza Carrillo, directora de la dependencia en entrevista para Notimex.

En Juchitán, aunque no existe un censo especifico del número de muxhes que habitan en el municipio, Biiniza estima que asciende a mil 800 personas que representaría el dos por ciento de la población total que, según datos del 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se conforma por 90 mil 043 habitantes.

Cuando observas a los amigos muxhes “Quica” como le llaman cariñosamente a Enrique Godínez, de 51 años, y a la bella Biiniza, de 34 años, con ese brillo en su mirada y su porte orgulloso y seguro, es notorio el éxito gradual que este dúo ha tenido en la concientización de la población y en visibilizar y empoderar a los suyos.

La misión comenzó el 8 de febrero de 2014 donde en un cabildo político lograron que se abriera en el gobierno municipal la Dirección de Políticas Públicas para la Diversidad Sexual.

Un organismo regional pionero en el estado, que busca que la aceptación trascienda más allá del respeto que Juchitán tiene culturalmente por los hombres homosexuales.

“Esto surgió para que la gente pueda ver más allá de los muxhes que salen de huipil o que son estilistas y que vean que somos gentes pensantes que trabajan a favor de la comunidad, de todos los demás sectores: hombres, mujeres y niños”, explicó Biiniza.

A pesar de que esta comunidad de Juchitán es reconocida a nivel mundial por la armonía y respeto con que las personas heterosexuales se desenvuelven cotidianamente con los muxhes, aún hoy es palpable, resaltó, la discriminación de una parte de la población hacía este sector.

“Lo que hacen nuestras madres, que son las primeras en darse cuenta de lo que tienen en su casa, es ir construyendo una jaula de oro donde somos protegidos para que cuando salgamos a la sociedad nos respeten, aunque también no todas somos aceptadas y toleradas”, señaló.

Para la madre de un muxhe, la naturaleza es algo que no se puede cambiar y si uno de sus primogénitos es homosexual, ella lo acepta y lo protege, ya que además se tiene la creencia de que son cobijados por los padres, porque serán ellos quienes se encarguen de cuidarlos en su vejez.

Ataviada con un huipil dorado, la mujer muxhe explica que en la comunidad “estamos como confinadas a ser estilistas, chefs, cantineras, trabajadoras sexuales, cuidadoras de ancianos y si tú lo estudias esto del rol de cuidadoras es como yo te di el consentimiento para que disfrutaras tu vida ahora que ya estoy adulto, ven y cuidame”, apuntó.

Sin embargo, también afirmó que este rol de cuidadoras ya no es muy común en la actualidad debido a que problemas de salud como la diabetes e hipertensión han propiciado que los padres fallezcan a una edad más temprana, no obstante persisten casos en que los muxhes se quedan al cuidado de sus padres.

“Actualmente los padres ya no viven tanto como antes cuando te tenías que atar al cuidado de ellos, dejar de salir y quedarte en casa para atenderlos”, mencionó.

Asimismo, señaló que “al final de cuentas somos vista como tercera categoría, es la realidad, y lo que tienen que hacer estos espacios es demostrarle a la sociedad que no tenemos que estar bajo un techo de cristal tenemos que romperlo y demostrar que podemos ser profesionistas, maestros y tener cargos públicos”.

Es por ello que con el fin de contrarrestar esta situación paulatinamente, las acciones de la Dirección de Políticas Públicas se ha enfocado en la realización de talleres de educación sexual y orientación de género que han propiciado que los muxhes de la comunidad poco a poco puedan tener mayores oportunidades de desarrollo en diversos ámbitos.

Esto, destacó se ha visto reflejado en el tiempo que tienen trabajando donde actualmente en el tema de la educación miembros de este grupo étnico han accedido a las preparatorias y a la universidad.

Ejemplo de ello es el de Amaranta Gómez Regalado, la primera muxhe que en enero de este año, se tituló de la carrera de Antropología Social por la Universidad Veracruzana (UV) con la tesis “Guendaranaxhii: la comunidad muxhe del istmo de Tehuantepec y las relaciones erótico afectivas”.

“No obstante, hay caminos por vencer porque las mujeres muxhes en las escuelas son discriminadas porque van vestidas de mujer y en cambio para los hombres muxhes esto no es tan común ya que van vestidos como hombres”, resaltó.

Por su parte, el también director del organismo y estilista en su tiempo libre “la Quica”, señaló que su labor no nada más se centra con los muxhes sino que además trabajan en programas donde hasta el momento han llevado información a 22 escuelas locales de nivel básico y universitario, sobre salud sexual y reproductiva.

“ En nuestra comunidad se han dado muchos casos de embarazos adolescentes por lo que consideramos que es importante que nuestra dependencia se enfoque también en brindar información sobre métodos anticonceptivos y sexualidad, para poner nuestro granito de arena para contrarrestar esta situación”, detalló.

Con todo esto, resalto Biiniza, lo que buscan es marcar un precedente para las futuras generaciones de las y los muxhes para que “gocen de un mundo mejor”.

Para lo cual se valen de la colaboración con asociaciones como MexFam, la asociación Almas Cautivas, Consejo Nacional para prevenir la discriminación (Conapred), entre otros, quienes los apoyan en la realización de los talleres, las conferencias y los eventos culturales que también realizan en la comunidad.

Asimismo, Biiniza resaltó que este proyecto de la Dirección de Políticas Públicas será replicado próximamente en otros municipios del estado como Salina Cruz, Tehuantepec, San Blas, Unión Hidalgo, El Espinal y Niltepec.

Además, estados como Chihuahua, Morelia, Ciudad de México, entre otros han adoptado este sistema para tratar temas de diversidad sexual y coadyuvar a su desarrollo sano y eficaz.

También podría gustarte