Persisten ejecuciones extrajudiciales a días de Olimpiadas en Río: HRW

Nueva York, 7 Jul (Notimex).- A menos de un mes de que inicien los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, los agentes locales de policía continúan perpetrando ejecuciones extrajudiciales de sospechosos, lo que socava la seguridad pública de la ciudad, apuntó Human Rights Watch (HRW).

En un informe difundido este jueves, el organismo de defensa de los derechos humanos indicó que el estado de Río de Janeiro no ha hecho lo suficiente para mejorar la seguridad pública de la ciudad, comenzando porque las ejecuciones extrajudiciales suceden a una tasa alarmante.

Titulado “Los policías buenos tienen miedo: El impacto de la violencia policial en Río de Janeiro”, el informe destacó que agentes de la policía de Río han matado a más de ocho mil personas durante la última década, incluidas al menos 645 en 2015.

El documento precisó que aunque es muy probable que muchas de esas muertes hayan sido resultado del uso legítimo de la fuerza, muchas otras fueron ejecuciones extrajudiciales.

Maria Laura Canineu, directora para Brasil de HRW, consideró que aunque la criminalidad violenta es un problema muy real en Río, ejecutar a presuntos delincuentes no es la solución.

“Estas ejecuciones provocan que las comunidades se vuelvan en contra de la policía y empeoran la seguridad de todos”, explicó Canineu.

HRW entrevistó a más de 30 policías de Río, incluidos varios que hablaron sobre sus experiencias con el uso de la fuerza letal, y dos que admitieron haber participado de manera directa en ejecuciones.

Un policía relató un operativo en el cual otro agente ejecutó a un presunto miembro de una pandilla de narcotraficantes, mientras yacía herido en el suelo. Otro se refirió a un operativo que tuvo por objeto matar a presuntos miembros de pandillas, en vez de detenerlos.

Los policías afirmaron que no estaban dispuestos a denunciar los crímenes de sus colegas, por temor a ser asesinados también ellos. “No dudarían ni un milisegundo antes de matarme a mí o a mi familia”, aseveró uno de ellos, de acuerdo con el informe.

HRW comprobó que los policías que participan en ejecuciones extrajudiciales procuran sistemáticamente encubrir su actuación delictiva.

Es habitual que miembros de la policía amenacen a testigos, coloquen armas o drogas a sus víctimas, y retiren sus cuerpos del lugar de los hechos para trasladarlos a hospitales, alegando que intentaban “salvar” a estas personas.

El informe encontró evidencias creíbles de 64 casos en los cuales policías habían intentado encubrir el uso ilegal de la fuerza letal.

Funcionarios locales de justicia indicaron a HRW que muchos de los “enfrentamientos armados” que la policía registró durante los últimos años fueron, en realidad, ejecuciones extrajudiciales. Y hay datos oficiales gubernamentales que validan esta conclusión.

Durante los supuestos “enfrentamientos armados” que se informaron entre 2013 y 2015, la cantidad de personas muertas por acción de policías de Río fue cinco veces superior a la de personas heridas, es decir, una proporción que implica el contrario de lo esperable.

En 2015, policías de Río mataron a 24.8 personas por cada policía que murió en servicio, lo cual representa más del doble del promedio registrado en Sudáfrica y el triple del correspondiente a Estados Unidos.

También podría gustarte