Pedro Sánchez, con el reto de la supervivencia del PSOE

Por Carlos Meza. Corresponsal

Madrid, 25 Jun (Notimex).- El candidato del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE) a la Presidencia del gobierno, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, busca en los comicios de este domingo la supervivencia del lugar histórico y peso de su formación política, y la suya propia.

Como representante del partido que ha sido principal referente de la izquierda en la actual España democrática (desde 1977), Sánchez tiene en estas elecciones el reto de impedir que esa hegemonía sea ocupada por la izquierdista Podemos, que “le pisa los talones” desde los comicios de diciembre pasado.

Nacido en Madrid, el 29 de febrero de 1972, es considerado como “un veterano joven”, ya que desde los años noventa milita en el socialismo, fue concejal en Madrid de 2004 a 2009 y diputado de 2009 a 2011, y volvió al Congreso como suplente a partir de 2013.

Sin embargo, desde su elección como líder socialista en julio de 2014 irrumpió con un nuevo estilo caracterizado por una forma segura y enfática al responder, abrirse a los medios digitales y buscar estar muy presente en los medios de comunicación.

A diferencia de la campaña electoral de diciembre, en la actual Sánchez enfrenta el reto de impedir que Podemos, que se presentó en coalición con Izquierda Unida (Unidos Podemos), le arrebate la hegemonía de la izquierda, algo que según las encuestas podría ocurrir.

En el partido del puño y la rosa son varias las voces que ven esta campaña electoral como “la última oportunidad” de Sánchez de seguir como líder, y que su única salvación sería quedar por encima de la coalición izquierdista, que lidera Pablo Iglesias.

El avance de Podemos en las últimas elecciones y el riesgo de desplazar a los socialistas hizo que se repitiera como eco el chiste sentencioso: “Al PSOE lo creó un Pablo Iglesias en 1879, y ahora otro Pablo Iglesias acabará con él”.

Sánchez, que en las anteriores elecciones quedó con el PSOE en segundo lugar, fue el que más intentos hizo por ser investido presidente del gobierno, pero la negativa de Iglesias a respaldarlo “agrió” más rivalidad política entre ambos.

De hecho, tiene en su carrera ser el primer candidato a una investidura presidencial en el Congreso de los Diputados que no le es aprobada (solo obtuvo el respaldo de Ciudadanos y Coalición Canaria), algo que le cuestiona principalmente Mariano Rajoy.

De cara a estas elecciones, sus contrincantes dan por hecho que quedará en tercer lugar y que por ello sería bueno que dijera si apoyaría con sus diputados en el Congreso la formación de un gobierno del PP o de Podemos.

A pesar de esos escenarios que le obligan a no querer hablar mucho de lo que pasará tras las elecciones, Sánchez asegura que afronta estas elecciones con la confianza de que los votantes no optarán por los extremos del PP y Podemos, sino por la moderación de los socialistas.

Asimismo, defiende la labor de los gobiernos socialistas de González (1982-1996) y de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), y destaca de ellos el desarrollo económico y los derechos sociales conseguidos en esas etapas.

El gusto por el PSOE le nació a Sánchez por la simpatía de sus padres con el socialismo, el auge de Felipe González en la transición democrática de los años setenta, y como él ha confesado por haber escuchado muchos discursos grabados del ex presidente chileno Salvador Allende.

Desde que lidera el partido, el aspirante cuida su imagen personal para lucir juvenil, gusta presumir de su afición al baloncesto y como jugador del equipo “Estudiantes” hasta los 21 años, así como de ser un hombre de familia.

En algunas de sus intervenciones recuerda su pasado reciente como trabajador autónomo (por honorarios) en tiempos en que no ha estado en política, lo que le permitió ser consultor de empresas internacionales, además de haber laborado para una ONG de defensa de los consumidores

En algunos actos le gusta aparecer con su esposa Begoña Gómez, habla de sus hijas que estudian en una escuela pública, y suele reunirse con sus amigos en restaurantes y bares de Madrid en algunos fines de semana.

También podría gustarte