Para el problema de las drogas no hay solución única, opinan expertos

México, 5 Jul (Notimex).- Especialistas nacionales e internacionales coincidieron en que no hay una solución única para reglamentar el uso de la mariguana, pues éste debe responder a la situación de cada país.

Pusieron como ejemplo algunos países europeos donde las distintas políticas públicas en la materia no han arrojado datos concluyentes de que la no criminalización o la total prohibición eleven o disminuyan los índices de consumo.

En el seminario “Bioética y Salud Pública en la Regulación de la Mariguana”, Jan Malinowski, secretario ejecutivo del Grupo Pompidou del Consejo Europeo, mencionó que en esa región del mundo se incentiva el debate sobre las drogas.

Indicó que se analiza su costo económico y social, al tiempo que se trabaja desde el punto de vista de los derechos humanos.

“En todo caso la solución será blanda, no hay una receta única. La solución no es única y dependerá de las circunstancias en cada lugar, en cada comunidad, en cada país y eso también implica una cuestión de velocidad, cuánto tardará en llegar una política adecuada”, dijo.

Durante el encuentro que se efectúa en la Academia Nacional de Medicina, señaló que en la discusión no se debe olvidar la situación de los menores que están indefensos ante las drogas, porque en esa área no hay prohibiciones específicas como para el consumo de alcohol.

Desde su punto de vista, la estigmatización, las muertes y dejar del lado ese asunto del crimen organizado son los resultados desfavorables de las políticas públicas que se han aplicado en todo el mundo.

En su oportunidad Santiago Oñate, observador permanente de México frente al Consejo de Europa, coincidió en que ante el problema de las drogas no hay soluciones únicas.

Subrayó que en algunos casos hasta se presentan situaciones paradójicas “porque algunos países permiten el uso de la mariguana pero prohiben su consumo”.

Comentó que a lo largo de los años, bajo la premisa de un mundo sin drogas, solamente se criminalizó y persiguió a los involucrados, pero los países no previnieron el consumo y se alejaron de un enfoque basado en los derechos humanos.

También podría gustarte