Papa pondrá fin a distanciamiento con teología de Islam sunnita

Ciudad del Vaticano, 19 May (Notimex).- El Vaticano anunció hoy un inminente encuentro entre el Papa Francisco y el más alto referente teológico del Islam sunnita, el gran imán Ahmed al Tayyeb, que acabará con cinco años de distanciamiento mutuo.

El portavoz papal, Federico Lombardi, confirmó que se encuentra “en fase de preparación” la audiencia con el líder egipcio de la universidad al Azhar de El Cairo, prevista para el próximo lunes 23 de mayo, pero precisó que aún faltan otros detalles.

Además estableció que en febrero pasado Miguel Ángel Ayuso Guixot, secretario del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso del Vaticano, acompañado por el nuncio apostólico en Egipto, Bruno Musaró, realizó una visita a Al Azhar.

En esa ocasión, Ayuso Guixot entregó al imán una carta del cardenal Jean-Louis Tauran, presidente de ese organismo, en la cual expresaba su disponibilidad a recibirlo en el Palacio Apostólico de Roma y acompañarlo oficialmente a una audiencia con el pontífice.

Las relaciones entre la sede de la Iglesia católica y la universidad Al Azhar se mantenían rotas desde el 20 de enero de 2011 cuando los representantes islámicos decidieron interrumpirlas como protesta por una denuncia del entonces Papa Benedicto XVI sobre la precaria situación de los cristianos en ese país.

El 11 de enero de ese año, en sus saludos anuales al cuerpo diplomático, Joseph Ratzinger fustigó una sucesión de ataques con bomba verificados en esos días y que habían dejado decenas de muertos, muchos de ellos cristianos coptos.

En su discurso advirtió que los atentados eran “un signo más de la urgente necesidad de que los gobiernos de la región adopten, a pesar de las dificultades y amenazas, medidas eficaces para la protección de las minorías religiosas”.

Aquellas palabras fueron muy mal recibidas por el entonces presidente Hosni Mubarak y su entorno más cercano, ya asediado por el germen de una inminente revolución popular que en los siguientes meses sería conocida como la “primavera árabe”.

Ese mismo martes 11 el gobierno egipcio llamó a consulta a su embajadora ante el Vaticano, Lamia Aly Hamada Mekhemar, en un gesto que buscó hacer patente el malestar en El Cairo.

Las afirmaciones del obispo de Roma no fueron bien recibidas tampoco por El-Tayyeb, quien las calificó de “una intervención inaceptable en los asuntos de Egipto”.

Nueve días después, el 20 de enero, las autoridades de Al Azhar anunciaron la ruptura de relaciones institucionales con el Vaticano. En contraparte, el portavoz papal Federico Lombardi manifestó que permanecía “inmutada” la “línea de apertura y deseo de conversar” del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

Varios meses más tarde, en noviembre de 2011, la compañía italiana de ropa Benetton desató una polémica internacional tras incluir en una campaña publicitaria un fotomontaje del Papa Benedicto y el imán El-Tayyeb besándose en la boca.

También podría gustarte