El Papa contra “jóvenes jubilados” y “vendedores de humo”

Por Andrés Beltramo Álvarez. Enviado

Cracovia, 28 Jul (Notimex).- El Papa Francisco aseguró hoy que siente “dolor” cuando encuentra a jóvenes que parecen haberse “jubilado antes de tiempo”, muchachos que “tiraron la toalla antes de empezar el partido” o quienes son víctimas de “vendedores de humo”, comerciantes de falsas ilusiones.

El pontífice habló en estos términos ante más de 350 mil fieles durante la fiesta de bienvenida por la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada en el Parque Jordán de la explanada Blonia de Cracovia.

En su discurso, pronunciado en italiano e interrumpido en diversas ocasiones por la multitud entusiasta por el lenguaje llano, el líder católico calificó de “lindo” y “reconfortante” ver a los jóvenes “tan revoltosos”.

Al contrario, fustigó a los muchachos y muchachas que “están entregados” sin haber comenzado a jugar, que caminan con rostros tristes, como si su vida no valiera. “(Ellos) son esencialmente aburridos… y aburridores”, insistió.

“Es difícil, y a su vez cuestionador, ver a jóvenes que dejan la vida buscando el ‘vértigo’, o esa sensación de sentirse vivos por caminos oscuros, que al final terminan ‘pagando’(…) y pagando caro”, señaló.

“Cuestiona ver cómo hay jóvenes que pierden hermosos años de su vida y sus energías corriendo detrás de vendedores de falsas ilusiones (en mi tierra natal diríamos ‘vendedores de humo’), que les roban lo mejor de ustedes mismos”, agregó.

El Papa afirmó que la JMJ se convocó para que los fieles se ayuden mutuamente, para que no se dejen robar las energías, la alegría y los sueños con falsas ilusiones.

Entonces cuestionó a todos los presentes si deseaban vivir con el “vértigo alienante” o experimentar “una fuerza que los haga sentirse vivos, plenos”, una “fuerza de gracia” que no es una cosa sino una persona: “se llama Jesucristo”.

La fiesta incluyó un recorrido del papamóvil por toda la explanada, el desfile de todas las banderas del mundo portadas por jóvenes, varios bailables y la aparición en vivo de algunos santos de la historia representados por polacos, entre ellos el beato mexicano José Sánchez del Río.

Al finalizar la celebración, Francisco se trasladó hasta la sede de la Arquidiócesis de Cracovia donde, más tarde, se asomó la histórica ventana donde solía aparecer Juan Pablo II en sus visitas a su país natal.

Desde allí pronunció unas palabras dirigidas a los recién casados, a quienes pidió no tener miedo cuando discuten animadamente y hasta “vuelan los platos”, porque lo importante es hacer la paz antes de irse a dormir.

Además les recomendó utilizar tres palabras: “permiso”, “gracias” y “perdón”. Explicó que cuando hay amor, en la pareja basta sólo un gesto para superar las dificultades.

Ya la víspera el Papa se había asomado a esa misma ventana y había sorprendido a las cientos de personas congregadas en la plaza contigua al contar la historia de Maciej Ciesla, un joven voluntario de la JMJ que habías dejado su trabajo para colaborar en el área de diseño de la manifestación mundial.

Jorge Mario Bergoglio contó que a este muchacho le diagnosticaron un cáncer en noviembre pasado y pese a luchar con todas sus fuerzas para llegar vivo a la visita apostólica, falleció el pasado 2 de julio.

“Pueden pensar ‘este Papa nos arruina la noche’. Pero es la verdad, y nosotros debemos habituarnos a las cosas buenas y las feas. La vida es así, queridos jóvenes. Pero de una cosa no podemos dudar, la fe de este muchacho, de este amigo nuestro, lo llevó al Cielo y él está con Jesús”, aseguró.

“Esta es una gracia, un aplauso para nuestro compañero. Y también nosotros lo encontraremos un día y diremos, ‘ah, eras tú’. La vida es así, hoy estamos aquí, mañana estaremos allá. El problema es elegir el camino correcto, como él lo hizo”, apuntó.

También podría gustarte