El Papa celebra Corpus Christi y pide “partirse” por los demás

Ciudad del Vaticano, 26 May (Notimex).- El Papa Francisco celebró hoy la tradicional misa de Corpus Christi ante miles de personas congregadas en la Plaza San Juan de Letrán de Roma y pidió a todos “partirse” por los demás.

Durante el sermón recordó “a los santos y a las santas (famosos o anónimos) que se han ‘partido’ a sí mismos, la propia vida, para ‘dar de comer’ a los hermanos” y a los padres que “han ‘partido’ sus corazones para hacer crecer a sus hijos”.

Además destacó a todos los cristianos que “como ciudadanos responsables, han ‘partido’ la propia vida para defender la dignidad de todos, especialmente de los más pobres, marginados y discriminados”.

Su reflexión surgió de la festividad del cuerpo y sangre de Cristo, que la Iglesia celebra este día al evocar el acto de partir el pan que realizó Jesús en la última cena y al instituir la eucaristía.

“Jesús manda que repitan el gesto con el que instituyó el memorial de su pascua, mediante el que nos donó su cuerpo y su sangre. Y este gesto ha llegado hasta nosotros: es el ‘hacer’ la eucaristía, que siempre tiene a Jesús como sujeto, pero se pone en práctica mediante nuestras pobres manos ungidas por el espíritu santo”, señaló.

Evocando el relato bíblico de la multiplicación de los panes, precisó que Cristo hizo el milagro después que los discípulos pusieran a disposición lo poco que tenían y después entregó la comida a los pobres, para que dieran de comer a la multitud junto a él.

“Está claro que este milagro no quiere solo saciar el hambre de un día, sino es signo de lo que Cristo pretende cumplir para la salvación de toda la humanidad, dando su carne y su sangre”, siguió.

“Sin embargo, siempre hay que pasar a través de esos dos pequeños gestos: ofrecer los pocos panes y peces que tenemos; recibir el pan roto por las manos de Jesús y distribuirlo a todos”, apuntó.

Después de la misa, el Papa dio inicio a la procesión de una multitud que invadió las calles del centro de Roma para movilizarse desde San Juan de Letrán hasta la Basílica Santa María La Mayor, donde Jorge Mario Bergoglio concluyó la ceremonia con una bendición eucarística.

También podría gustarte