Panuchos y garnachas, antojitos para fiestas patrias en Tabasco

Jorge Almeida García. Corresponsal

Villahermosa, 15 Sep (Notimex).- Los antojitos mexicanos para celebrar las fiestas patrias tienen en Tabasco dos productos que se distinguen a los de otras regiones del país, como son los panuchos y las garnachas tabasqueñas.

Si bien los ingredientes son similares a una gran variedad de antojitos como empanadas, salbutes o panuchos de otros estilos, como son el maíz molido, harina, agua y sal, la presentación tiene su propio estilo.

Los panuchos tabasqueños tienen la característica de que los ingredientes principales se encierran entre dos tortillas de masa y de manera invariable contienen frijoles refritos untados y una proteína que puede ser carne de res, de pollo o de cerdo.

Los clásicos son de carne de res con ingredientes como cebollín, tomate, cebolla y chile dulce criollo.

De la masa se elaboran pequeñas porciones que son machacadas con un tortillero para extenderlas y formar una especie de tortilla cruda.

A una le unta los frijoles, se agrega la carne y se tapa con otra masa extendida, presionando los bordes para sellarlos.

Una vez cocidos en fritura profunda en aceite caliente, los panuchos se sirven acompañados con una ensalada de col blanca con cebolla morada, cilantro y chile amashito –típico de la región-, además de una salsa de tomate cocida.

Mientras, las garnachas tabasqueñas, a diferencia de otras regiones de México, en las orillas de la masa cruda se levantan bordes para crear una forma de pequeña canasta, para que los ingredientes no se derramen.

Una vez frita, se añade salsa de tomate, longaniza (un embutido de carne de cerdo condimentada con adobo) frita y queso tabasqueño tipo doble crema espolvoreado.

De acuerdo al historiador tabasqueño, Jorge Priego Martínez, la de Tabasco es una cocina con rica variedad de guisados, exóticos para los que no son originarios de esta tierra al estar elaborados con productos propios de la región, extraños para el resto de los habitantes del país.

En su compendio Tabasco, la mejor tierra que el sol alumbra, expuso que en su mayoría, los platillos provienen en su mayoría de la integración de las gastronomías indígena y española, enriquecidas por la inventiva de las abuelas.

“Quienes ante la carencia de ciertas especias y demás condimentos hubieron de echar mano de aquello que la pródiga naturaleza circundante les ofrecía, para guisar la inmensa variedad de carnes de caza y la pesca”.

Los tamales en México también son degustados para las fiestas patrias al ser un platillo originario y que de acuerdo a la región, varía en sus ingredientes y presentación.

En Tabasco el clásico es el tamal de chipilín, una pequeña hoja de olor y sabor únicos que mezcladas con masa, carne de cerdo, tomate, cebolla, chile dulce criollo (similar al pimiento) y manteca de cerdo da como resultado un alimento exquisito.

Se sirve acompañado con salsa de tomate cocida y triturada, a la que se añade chile habanero.

NTX/JAG/GPG/AJV/PATRIA16

También podría gustarte