Padre y maestro impulsa a menores oaxaqueños a expresarse libremente

Por Lucía Tadeo Sánchez

Oaxaca, 18 Jun (Notimex).- Además de ser padre de cuatro hijos, el maestro oaxaqueño Jaime de Jesús López Acevedo enseña a los menores de primaria a que en su salón de clases se expresen libremente, para poderlos guiar hacia un buen fin y que logren sus objetivos.

En entrevista telefónica con Notimex, el profesor señala que desde hace 27 años desempeña esta labor y en sus inicios lo hizo en la Región Mixteca de Oaxaca, de donde es originario, sin embargo, ahora lo hace en dos escuelas de esta ciudad.

“Ser profesional de la educación es un papel bastante grato porque desde que era estudiante de primaria ya me nacía el espíritu de ser maestro y me llena de orgullo decir que la sangre que llevo en las venas es de profesor.

“Por ello es que quiero ser un impulsor de la educación. lo cual es muy satisfactorio para mí y para mi familia”, destacó.

Recuerda que esta vocación es de familia porque “mis padres que ahora están jubilados fueron docentes, además de mis tíos y abuelos, así que esto me inspiró porque me gustaba cómo ellos trabajaban con los jóvenes y los niños, por eso me nació el ser maestro desde que iba en cuarto o quinto grado de primaria”.

Por ello, afirma López Acevedo, sin dudarlo inició sus estudios en el Centro Regional de la Educación Normal de Oaxaca, donde cursó la licenciatura en Educación Primaria.

Actualmente López Acevedo imparte clases a alumnos de las escuelas primarias “Francisco I Madero” y “Benito Juárez”, en la primera en el turno vespertino y en la segunda por las mañanas.

El profesor, quien es originario del municipio de Tezoatlán de Segura y Luna, añade que está su familia está muy orgullosa del él; “tengo cuatro hijos de 26, 25, 12 y 5 años, a quienes también enseño e impulso para que logren sus objetivos”, dice.

Detalla que junto con su esposa, quien también es docente, pasan tiempo con sus hijos por las noches y los fines de semana.

Respecto al festejo del Día del Padre, menciona: “Lo celebramos con una pequeña convivencia en la casa, es algo muy familiar y la vida sigue normal, no hay de otra”.

Como muchas personas, él tiene entre sus pasatiempos favoritos al deporte; “en mi tiempo libre me dedico sobre todo a jugar futbol y soy aficionado del equipo Cruz Azul, aunque últimamente no han sido campeones”, señala entre risas.

Esa actividad deportiva también la comparte con sus hijos y estudiantes, “porque como maestros tenemos además de las clases el futbol, basquetbol, volibol y atletismo”, asiente.

Aparte de ser un apoyo para los menores en cuanto a lo académico, reconoce que “ha habido algún caso, específicamente con niños, con los que platico porque carecen del amor y la figura paternal, y es cuando me acerco con ellos para darles algunos consejos”.

Sobre su día a día, el profesor comenta: “Me levanto muy temprano, después el aseo personal y me voy a la escuela del turno matutino para después acudir a enseñar en el vespertino, de ahí salgo entre las 18:30 a 19:00 horas y al llegar a casa preparo la clase del día del siguiente, todo lo que voy a enseñar”.

En cuanto al actual momento de la educación en Oaxaca, puntualiza que “hay que creer en un cambio hacia la educación de los alumnos, muchos no entendemos de cambios, pensamos que es un daño hacia el magisterio, pero creo que debemos leer para conocer qué es realmente lo que puede y no hacer en la reforma educativa”.

También podría gustarte