Paciente se salva de paro cardiaco tras mala práctica hospitalaria

Guadalajara, 7 Jul (Notimex).- Karla Denisse, madre de dos niños y edecán de profesión, recibió el alta del Hospital Gineco Obstetricia del IMSS Jalisco, donde médicos lograron salvarla del paro cardiaco que sufrió tras una mala práctica en un hospital privado.

Karla Denisse se recuperaba de una cesárea al dar a luz a su segundo hijo, lo que derivó en una hemorragia post parto y un paro cardiaco, motivo por el que tuvo que ser trasladada de emergencia al Hospital de Gineco Obstetricia del Instituto Mexicano del Seguro Social.

A 22 días de internamiento, la joven de 24 años recibió su alta médica e informó que al momento de la cesárea que se le practicó, un mal manejo de parte de la médico que la intervino en el quirófano provocó un desgarre interno.

Esto le ocasionó una hemorragia posparto por atonía uterina, afectación que se refiere a la incapacidad del útero para comprimirse después del alumbramiento.

“La doctora del hospital privado, médico general se me “trepó” encima y yo grité, porque sentí que algo tronó y se desgarró dentro de mí, ya que el bebé estaba muy arriba y ella ostentándose como gineco obstetra empezó a hacer maniobras”, recordó.

Durante su control prenatal, Karla afirmó que nunca se le detectó ningún problema que pudiera poner en riesgo su embarazo. “Yo nunca padecí pre eclampsia y estuve en control; en mi primer embarazo tampoco tuve ningún problema”, aseguró.

De emergencia, la mujer fue trasladada al Hospital de Gineco obstetricia del IMSS Jalisco y canalizada a Terapia Intensiva en donde los médicos lograron reanimarla, pues llegó con un paro cardíaco que tuvo una duración de 14 minutos.

“Lo más impactante es que estuve en paro durante 14 minutos, y no me quedó ningún tipo de secuela neurológica. Yo estoy infinitamente agradecida con el IMSS. Si no fuera por los médicos del Seguro, yo no estaría viva”, expresó.

Durante una semana, estuvo en coma inducido en Terapia Intensiva; 11 días más en recuperación, hasta que fue dada de alta. Otra de las complicaciones que la hemorragia le ocasionó fue una falla renal transitoria.

“Desarrollé una falla renal, y tuvieron que hacerme hemodiálisis, me atendieron de forma integral y muy completa hasta que logré recuperarme. Mi familia estuvo conmigo todo el tiempo y aunque las expectativas de vida eran pocas, salí adelante”, expuso.

Abundó: “Fue por mis hijos por los que me aferré a la vida y a luchar; esto fue una experiencia muy fuerte para mí, a mi corta edad y haberme debatido entre la vida y la muerte me hace querer vivir la vida intensamente”, dijo.

Comentó que su bebé nació en buenas condiciones y hoy Josep Ismael tiene un año de edad, y su hijo mayor, Juan Carlos, tiene cinco años. Es una madre muy joven que además de dedicarse al hogar, trabaja como edecán.

A un año de distancia de los hechos, Karla comenta que no ha tenido ningún tipo de complicación y que hoy más que nada valora su vida y al IMSS.

Dijo que a las mujeres que conoce y les platica, les recomienda que tenga su parto en el Seguro Social, que cuenta con hospitales de alto nivel, tienen todo lo necesario; que le den un voto de confianza al IMSS porque en los privados no tienen todo lo que hay aquí.

“A las que estén en las mismas condiciones en las que estuve yo les digo que se aferren a la vida y que luchen, que se agarren del hecho de que sus hijos las están esperando en casa”, apuntó.

Por su parte, la encargada del servicio de Terapia Intensiva en el Hospital de Gineco Obstetricia en el turno vespertino, Carolina Magaña Macías, refirió que Karla tuvo que ser intervenida en varias ocasiones para lograr sacarla del estado crítico que presentaba cuando llegó.

“Ella fue intervenida quirúrgicamente para hemostasia para ligar sus arterias y detener el sangrado, se le tuvieron que poner paquetes de sangre, plasma y hemoderivados”, precisó.

También podría gustarte