Optimista, recibirá Lila Downs reconocimiento en Montreal

* Amor, inclusión, cariño y orgullo, entre los temas que abordará en sus recitales

Por María del Carmen Varela

México, 1 Jul (Notimex).- Emocionada por volver al Festival Internacional de Jazz de Montreal, donde mañana le será entregado el premio Antonio Carlos Jobim por sus contribuciones al “world music”, la cantante mexicana Lila Downs se dijo agradecida con foros como ése que han permitido que su música crezca.

Entrevistada desde Toronto, donde esta noche participa en un concierto que celebra a la comunidad gay en esa ciudad, Lila Downs consideró la distinción como un orgullo, aunque reconoció que dados los acontecimientos en Oaxaca subirá con sentimientos encontrados.

Montreal, dijo, es una ciudad donde siempre ha tenido una buena recepción, “su público es exigente, tiene muchas expectativas, y por supuesto que hablaremos de los temas que nos duelen; sobre mi tierra, especialmente de lo que está pasando ahora”.

Desde luego, abundó, es difícil disfrutar de un escenario donde todo mundo te aclama y tener esa espinita, “porque es una sombra que uno carga; hay melancolía, tristeza y frustración, pero creo que no estoy sola.

“Creo que muchos mexicanos que estamos afuera, estamos en lo mismo y esperamos que por medio de la posibilidad que nos da lo que hacemos, podamos dar a conocer lo que pasa en nuestros países”, expresó vía telefónica.

“La violencia -resaltó- es un recurso terrible e innecesario y creo que hay otras maneras de llegar a acuerdos para vivir en un mundo cada vez más armonioso”.

Sobre si ofrecerá algún mensaje al respecto en sus dos conciertos en tierras canadienses, Lila indicó que el sentimiento será muy similar pues hablará sobre el amor, la inclusión, el cariño y el orgullo de la comunidad gay, en Toronto; pero también en Montreal tocará esos temas y lo hará musicalmente, desde el espíritu que tiene su música.

Recordó que aunque su propuesta no es de jazz, como tal, sí se identifica con su filosofía “de abrirme a todos los ritmos y estilos musicales, porque creo que la música del mundo (world music) está en esa sintonía”, es un género, reconoció, que le ha permitido crecer y estar cerca de mucha gente.

“Es una base que todos reconocen y que implica libertad de pensar, libertad de fronteras, digamos, como debería ser el mundo hoy en día”, consideró la artista, quien luego de presentarse en años pasados en sitios como el Club Soda y el Teatro del Nuevo Mundo, ahora tocará en el Metrópolis, otro de los recintos más exclusivos del festival de jazz.

El repertorio, dijo, incluirá temas de varios de sus materiales, sobre todo del más reciente, “Balas y chocolate”, que no ha llevado a Montreal, pero también algunos clásicos de Cole Potter y “standars” de la música latinoamericana que no pueden faltar en sus recitales.

En alusión a los varios premios y distinciones que ha recibido este año y qué va a hacer con ellos, expresó que al principio no sabía qué hacer, pues hay en ellos cierto elemento de incomodidad, “es como alabarme a mí misma, pero mi mamá los está poniendo todos en una habitación, formaditos como soldados, y a la gente le gusta ver los premios de su hija”, sonrió.

Tras su paso por tierras canadienses, Downs regresará a su casa en Oaxaca, para luego atender una invitación de la Embajada de Estados Unidos, donde cantará el himno nacional de México y de ese país, cuyas culturas la permean, lo cual, señaló, “me parece un paso adelante”.

También podría gustarte