Opinión de Los Angeles Times sobre ofensiva de Obama en Irak

Barack Obama en San José, Costa Rica

“El presidente, de manera peligrosa, se está acercando a rebasar sus límites y en especial cuando la Constitución de Estados Unidos establece que el presidente por sí solo no puede declarar una guerra”, advirtió.

En un articulo editorial, Los Angeles Times sugirió que el Congreso y el presidente tienen que cumplir con sus respectivas responsabilidades constitucionales. “El presidente debe buscar inmediatamente la autorización del Congreso para continuar las operaciones militares en Irak, y el Congreso debe convocar de nuevo a debate y votación”, llamó.

La editorial está firmada por los ex congresistas Mickey Edwards republicano de Oklahoma, quien fue presidente del Comité de Política Republicana de la Cámara de Representantes, y por David Skaggs demócrata de Colorado, quien formó parte del Comité sobre Inteligencia de la Cámara de Representantes. Ambos fueron co-presidentes de la Comisión de Poderes de Guerra del Proyecto de Constitución.

Durante junio pasado, el presidente Barack Obama aumentó de manera constante la presencia de tropas estadounidenses en Irak al pasar de un contingente de fuerza militar de 275 a casi 800, indicó el diario. “Lo que comenzó como un pequeño despliegue de unos pocos cientos de tropas para proporcionar apoyo y seguridad para nuestro personal de la embajada, creció rápidamente”, alertó.

El 8 de agosto, Obama autorizó “ataques aéreos selectivos” que aseguró al Congreso sería “limitada en (…) alcance y duración”, pero todo ello con un Congreso sin definición sobre el tema, anotó. Advirtió que “esta es precisamente la razón por la que la Constitución confiere el poder bélico en el poder legislativo”.

Los representantes electos de los que van a arriesgar sus vidas en la lucha deben debatir el tema y tomar la decisión solemne sobre si deciden enfrentar una guerra, agregó.

El trabajo del presidente es llevar a cabo, una vez autorizado, el control y el equilibrio de poder, y se asegura de que los dos poderes políticos son responsables ante el pueblo. Hasta la fecha, el presidente ha actuado solo, invocando “la autoridad constitucional para conducir las relaciones exteriores y como comandante en jefe y director ejecutivo”.

La Constitución permite al presidente actuar para defender a la nación y sus ciudadanos contra un ataque real o inminente y sin la aprobación del Congreso, pero operaciones de combate estadunidenses en Irak ya superan esa excepción estrecha, indicó.

Más preocupante, aún esta la razón declarada por el presidente que carece de cualquier límite discernible en las operaciones de combate de Estados Unidos en el futuro. Nos estamos acercando rápidamente a un momento decisivo. Los pros y los contras de la acción todavía se pueden pesar, pero el debate tiene que suceder ahora, indicó.