Operación Lava Jato amenaza nuevo gobierno brasileño en su primer mes

Por Heriberto Araújo. Corresponsal

Río de Janeiro, 9 Jun (Notimex).- El gobierno del presidente interino Michel Temer llega a su primer mes al frente de Brasil cercado por los escándalos de corrupción que, además de costarle el cargo a dos ministros, amenazan a la cúpula del gubernamental Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Desde que asumió el poder el pasado 12 de mayo, después de que la presidenta Dilma Rousseff fuera apartada por causa de la apertura de un juicio político en el Legislativo, el nuevo Ejecutivo estuvo marcado por las polémicas: ausencia de mujeres y negros en el gabinete, así como nombramiento de investigados por corrupción.

En sus tres primeras semanas el Gobierno tuvo sus dos primeras bajas: el influyente senador Romero Jucá, ministro de Planificación, y el titular de la cartera de Transparencia, Fabiano Silveira, ante la revelación de que habrían intentado interferir en la Operación Lava Jato, que investiga multimillonarios desvíos desde la estatal Petrobras.

La situación, sin embargo, no cesa de empeorar para el Ejecutivo de Temer, expresidente del PMDB, después de que ayer el fiscal general de la República pidiera el arresto de cuatro miembros de la cúpula del partido: el ex ministro Jucá, el expresidente de Brasil, José Sarney, y los presidentes del Senado y del Congreso, Renan Calheiros y Eduardo Cunha, de forma respectiva.

Aunque será el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil quien decida si son finalmente encarcelados por sus vínculos con la mayor trama de corrupción de la historia del país, su imputación daña la credibilidad de un Gobierno que, sin el aval de las urnas, tiene una baja popularidad.

Una encuesta publicada la víspera señaló que el 58 por ciento de los brasileños considera mala o regular la gestión del nuevo gobierno, por apenas 11.3 por ciento de apoyo.

Temer, que aspira a gobernar Brasil hasta finales de 2018 si Rousseff es depuesta por el actual juicio político en curso en el Senado, reiteró este día que no va a frenar las investigaciones de corrupción contra miembros de su Ejecutivo o aliados, pero el arresto de altos miembros de su partido podría poner en riesgo su permanencia.

Es particular porque si bien Rousseff parecía haber quedado apartada del poder definitivamente con la apertura del juicio político hace apenas un mes, ahora algunos senadores que votaron a favor de abrir el “impeachment” indicaron que podrían votar a favor de la mandataria.

La apertura del proceso de “impeachment” recibió en mayo 55 votos a favor y 22 en contra, apenas uno más de los 54 necesarios para que Rousseff sea apartada definitivamente del poder.

Si dos o más senadores cambian de opinión y rechazan en el voto definitivo la deposición de Rousseff, la mandataria volvería a la presidencia de Brasil, que se encuentra inmerso en una profunda crisis política a menos de dos meses del inicio de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

También podría gustarte