Ópera para niños llama a construir una ciudad justa y sin violencia

México, 7 Jul (Notimex).- Con una invitación a que “Hagamos una gran ciudad”, este fin de semana continúa en el Centro Nacional de las Artes (Cenart) el ciclo “La ópera es puro cuento…y el ballet también”, que busca sensibilizar al público infantil sobre una manera diferente de entretenimiento.

“Hagamos una gran ciudad” cuenta con música del alemán Paul Hindemith (1895-1963) y del compositor mexicano David Hernández, para un argumento de Haydeé Boetto, inspirado en el original de Robert Seitz; la dirección artística es de Aquiles Morales y la escénica de Ricardo Jara.

La pieza habla de una ciudad ideal, incluyente, sin violencia ni injusticias, donde suceden situaciones típicas de la vida en comunidad, donde los problemas se enfrentan y resuelven juntos.

Sobre el montaje, que ofrecerá cuatro funciones este sábado y domingo en el Teatro de las Artes, David Hernández habló a Notimex de lo importante que es para él participar en un proyecto donde ha podido trabajar por primera vez a partir de la obra de otro compositor y en este caso de Hindemith.

“Ha sido muy satisfactorio y gratificante porque representaba un gran reto crear 45 minutos de música para una pieza existente de sólo 15, sin que la nueva música sepultara a la anterior o viceversa”, comentó en entrevista telefónica.

Explicó que para lograrlo se basó en el libreto de Boetto y desde luego en un trabajo de estilo que le permitió conjugar su trabajo con el de Hindemith, que es a partir de un lenguaje tonal modal, reconocible para los niños, porque la obra es para niños pero también es interpretada por menores.

El mayor reto quizá, dijo, fue crear pensando en un coro amateur, de ahí que la dificultad esté más bien cargada hacia la interpretación orquestal y no a la vocal, pues había que considerar las limitaciones de este coro integrado para la ocasión.

Por separado, Morales también se refirió al proyecto como toda una galaxia, pues es un proyecto en el que se ha apostado por dejar un mensaje, el de construir un mundo mejor.

La pieza, dijo, se basa en “Construyamos una ciudad”, de Hindemith, pero ésta solo duraba 15 minutos y no tenía realmente ninguna postura, así que se dio a la tarea de definir lo que en el original no se hace, y proponer una ciudad mejor.

Para ello, expuso, se contó con la colaboración con Haydeé Boetto para crear el argumento de esta “nueva cuidad” e hizo algo fuerte, sobre un niño que vende flores en la calle y cómo imagina él una ciudad donde pudiera ir a la escuela y no tuviera que trabajar.

También se contó con el compositor David Hernández, quien tuvo el reto de componer 45 minutos de música para un ensamble de 13 músicos, y el acompañamiento de medio centenar de chicos que integran un coro formado para la ocasión y que ha dado muy buenas sorpresas.

La verdad es que ahí el Cenart hace una cosa increíble con este ciclo que permite que se cuente con orquesta, que integra algunos músicos de la OFUNAM, escenografía y un mensaje bonito, que promete llegar a la gente que asista a las funciones de 12:00 y 14:00 horas, concluyó.

También podría gustarte