ONU califica a Alepo de “cúspide del horror” de la guerra en Siria

Naciones Unidas, 22 Ago (Notimex).- La ciudad de Alepo se convirtió en los últimos meses en la “cúspide del horror” de la guerra en Siria por el sufrimiento que viven los civiles atrapados por los combates, expresó el coordinador para asuntos humanitario Stephen O’Brien.

En una sesión del Consejo de Seguridad, el coordinador de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios destacó que unas 275 mil personas en el oriente de la que fuera la ciudad más poblada de Siria antes de la guerra siguen aisladas casi por completo, sin provisiones esenciales.

Desde hace más de un mes, explicó el funcionario, estas personas carecen de alimento, agua, medicina y electricidad, y viven con miedo constante a un sitio total, que les impediría todo contacto fuera de sus vecindarios.

Asimismo, alrededor de 1.5 millones de personas en el occidente de la ciudad permanecen en áreas en las que es difícil tener acceso a la asistencia humanitaria.

O’Brien lamentó que el acceso de asistencia humanitaria en Alepo haya sido más restringido en agosto que durante los dos meses anteriores, y reveló que el gobierno sirio sólo ha permitido distribuir ayuda a 50 por ciento de las personas que la requieren.

Resaltó que la guerra en Siria se ha convertido en “la mayor crisis de nuestro tiempo”, lo que resulta escandaloso tomando en cuenta la violencia en países como Yemen, Sudán del Sur, Irak y Afganistán, comparada con las cuales, la situación es más aguda en Alepo.

“En Alepo nos arriesgamos a ver una catástrofe humanitaria sin paralelo en los cinco años de baño de sangre y matanza del conflicto sirio”, puntualizó O’Brien.

El funcionario presentó una larga lista de ataques contra los civiles de la ciudad, y subrayó que las agresiones contra los hospitales locales se han vuelto rutinarias y marcan un nuevo punto bajo dentro de la guerra de Siria, iniciada en marzo de 2011.

De acuerdo con el organismo civil Médicos Sin Fronteras (MSF), se han reportado 373 ataques a 256 instalaciones médicas en Alepo desde 2014, sin contar los últimos tres meses, en que se han intensificado.

De acuerdo con este organismo, 336 de estos ataques fueron conducidos por el gobierno sirio y sus aliados, lo que provocó la muerte de docenas de civiles y médicos, incluidos varios recién nacidos.

En su intervención ante el Consejo de Seguridad, O’Brien reiteró su petición para que las partes en conflicto consientan en un cese al fuego o al menos en pausas humanitarias de 48 horas para asistir a la población que lo necesita.

Manifestó que espera que el anuncio de Rusia, que la semana pasada expresó su voluntad de implementar estas pausas, se concrete cuanto antes, y aseguró que la ONU está lista para transportar 50 camiones con asistencia humanitaria apenas tuviera luz verde de las partes.

El funcionario se declaró “muy enojado” por la matanza en Siria y, específicamente, en Alepo, lo que debería indignar “cada una de nuestras fibras morales como seres humanos” por haberse convertido en un “cataclismo sin fin”.

La guerra siria “es el fracaso de la política, de todos nosotros. Ustedes lo saben como miembros del Consejo de Seguridad. Así que por favor: ahora es el momento de poner sus diferencias a un lado, unirse y detener esta vergüenza humanitaria para todos nosotros, de una vez y para siempre”, enfatizó.

También podría gustarte