Obispos de Nuevo México rechazan restauración de la pena de muerte

Dallas, 26 Ago (Notimex).- Los obispos católicos en Nuevo México expresaron su oposición a los planes de la gobernadora republicana, Susana Martínez, para promover la restauración de la pena de muerte en el estado durante la próxima legislatura en 2017.

En un comunicado, los obispos de Santa Fe, John Wester; Las Cruces, Oscar Cantú; y Gallup, James Muro, además de los prelados en retiro Michael Sheehan y Ricardo Ramírez, indicaron que se oponen al plan de la gobernadora para restaurar la pena capital.

Recordaron que cuando la legislatura derogó en marzo de 2009 “la práctica moralmente insostenible de la pena de muerte”, la medida fue aplaudida y calificada como “un hito” con el que Nuevo México pasó “de una cultura de violencia a una cultura de paz, la justicia y el amor”.

“El estado creó la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Esto hace a un criminal inofensivo para la sociedad”, dijeron los prelados.

“Hay una enseñanza sin fisuras en el regalo de Dios de la vida: que debe ser protegida desde la concepción en el seno materno hasta la muerte natural. Siempre es trágico y triste cuando se asesina a un miembro de la comunidad”, aseveraron.

“Estos actos sin sentido deben evitarse llamando a un cambio sistémico en la sociedad, empezando por los niños más pequeños. El delito puede ser prevenido, y esto se hace mediante una inversión en capital social”, añadieron los obispos.

La gobernadora Martínez dijo el pasado 17 de agosto que presionará para la restauración de la pena de muerte en la entidad durante la legislatura de 2017.

Martínez exhortó a restablecer la pena capital, tras el reciente asesinato de un agente del orden en la comunidad de Hatch. La gobernadora indicó que apoya la pena de muerte al menos para asesinos de niños y policías.

También podría gustarte