Obispo de San Cristóbal asegura que sin familia no hay futuro

México, 27 Sep (Notimex).- El obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel aseguró que sin la familia natural “como Dios quiere” no hay futuro, pues en esta se encuentran los cimientos de la convivencia social y del progreso.

En un documento difundido por la Arquidiócesis de México dijo que si se quiere un país en paz y de progreso se debe salvar y proteger a la familia, así cuidar que esté cimentada en el amor adulto, diálogo, trabajo compartido, fe cristiana bien informada y comprometida.

“Sin una familia estable y armónica, sólo hay violencia, inseguridad, miedo, soledad, agresividad. Los grupos violentos y el crimen organizado reclutan a adolescentes y jóvenes provenientes de familias desintegradas”, advirtió,

Indicó que de las familias bien cimentadas también dependen la sociedad y la Iglesia.

Arizmendi Esquivel insistió que la familia sólo existe entre un hombre y una mujer que se aman, complementan, ayudan y colaboran con Dios en la generación de nuevas vidas.

“No ofendemos a quienes tienen otras tendencias en su sexualidad. Son personas a quienes se debe respetar y no dañar. Cada quien es libre para vivir su sexualidad. Nosotros sólo ofrecemos lo que Dios nos dice sobre la familia”, aclaró.

Sin embargo, aseveró que no se vale que sean ofendidos y calumniados quienes quieren manifestar su fe y defender a la familia natural.

Explicó que en su diócesis no se realizaron manifestaciones a favor de la familia porque los obispos y los integrantes del Consejo Interreligioso de Chiapas han entablado un diálogo sobre el tema con los líderes del Congreso local.

Además, en coordinación con las familias del Encuentro Matrimonial Mundial de la diócesis, se realizan los sábados, nueve conferencias sobre lo que es una verdadera familia, según el plan de Dios, las cuales concluirán el 11 de noviembre, en el Seminario diocesano.

En estas conferencias, explicó, se estudia y profundiza el sentido del amor, fidelidad, exclusividad del matrimonio y de la familia, así como “ponemos cimientos sólidos para formar familias como creemos que Dios quiere”.

También podría gustarte