Nuevas grabaciones exponen a partido gobernante en Brasil

Por Heriberto Araújo. Corresponsal

Río de Janeiro, 26 May (Notimex).- Nuevas grabaciones hechas al líder del Senado, Renan Calheiros, y al expresidente de Brasil, José Sarney, ambos oficialistas, fueron reveladas hoy y mantienen abierta la crisis política en torno al nuevo Ejecutivo por las maniobras para limitar la Operación Lava Jato.

Las grabaciones ilegales tienen de nuevo como artífice al exsenador Sergio Machado, quien dirigió hasta 2015 Transpetro, una poderosa subsidiaria de la estatal Petróleos de Brasil (Petrobras) que procesa gas y distribuye combustible.

Machado fue imputado por corrupción, pero concluyó recientemente un acuerdo con la fiscalía para contar todo cuanto sabe de la trama corrupta en la estatal Petrobras a cambio de una remisión de la pena.

El exsenador grabó a altos cargos del gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en forma subrepticia, en conversaciones que reflejan un claro intento de delimitar el impacto político de la Lava Jato.

El presidente del Senado, que ya es objeto de casi una decena de causas en el Supremo Tribunal Federal, acusa en el audio al fiscal general del Estado, Rodrigo Janot, de ser un malhumorado que “hace todo lo que quieren” los investigadores de la Lava Jato.

En otro de los audios, Renan también aparece indicando cómo el exsenador Delicidio de Amaral, detenido por obstrucción a la Lava Jato, debería actuar para salir indemne a una investigación parlamentaria, lo que indica que hubo intento de hacer acuerdos secretos entre políticos para que el caso quedara en nada, pero aparentando que sí hubo fiscalización.

En una de las partes que más repercusión podría tener, Renan y Machado evocan que políticos como el líder opositor Aécio Neves –perdedor de la última elección presidencial-, el actual ministro de Educación, Mendonça Filho, el nuevo canciller José Serra, habrían participado en pactos para reducir la exposición de senadores a investigaciones.

Por su parte, Sarney, que gobernó Brasil entre 1985 y 1990, evoca en el audio la capacidad de influir en el juez del Tribunal Supremo que analiza las investigaciones vinculadas a la Operación Lava Jato, Teori Zavascki, por medio de un exmagistrado de la corte.

La influencia política en la máxima instancia judicial de Brasil en decisiones vinculadas con altos cargos del Estado investigados por implicación en la trama corrupta de Petrobras es uno de los asuntos más sensibles en el país, donde el Supremo es percibido como un reducto de imparcialidad en medio de la turbulenta crisis política.

Las grabaciones tienen un potencial efecto desestabilizador en el nuevo gobierno del presidente interino Michel Temer, quien dirigió el PMDB hasta hace semanas.

Fuentes del Palacio del Planalto –sede del Ejecutivo- expresaron ayer preocupación por el contenido de futuras revelaciones, después de que el lunes el ministro de Planificación, Romero Jucá, líder del PMDB y hombre “fuerte” de Temer tuviera que dimitir apenas 11 días después de asumir el cargo.

Considerada la mayor trama de corrupción de la historia de Brasil, la Operación Lava Jato ha imputado o ha investigado ya a más de 60 políticos de primer nivel, entre ellos el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, el presidente del Congreso, Eduardo Cunha, y el propio Renan Calheiros, que tiene varias causas abiertas en el Supremo Tribunal Federal.

En el centro del escándalo se encuentra la estatal Petrobras, de donde habrían salido cientos o miles de millones de dólares a intermediarios, partidos políticos y cargos estatales por medio de contratos de suministro sobrefacturados.

También podría gustarte