Notimex: Imagen de México en el mundo

* A 48 años de distancia

(Segunda de cuatro partes)

Por Francisco Fonseca Notario. Colaborador

México, 22 Ago (Notimex).- Continuando con el hilo de la memoria histórica de Notimex, en poco tiempo y gracias al apoyo del gobierno federal y de patrocinadores valientes, se pudo contar con una infraestructura técnica que le permitió disminuir la desventaja.

A un año de su fundación, una batería de télex y teletipos concentraba la información de ocho agencias y transmitía a sus abonados (gobiernos de los estados, radiodifusoras, canales de televisión y las agencias a través del intercambio), los despachos generados por reporteros propios.

La instalación de un laboratorio de revelado de películas reversibles permitió a Notimex transmitir en México, a través del canal 8, el primer noticiario de la televisión mexicana en color, llamado “Teleperiódico Notimex-El Día”, del cual escribiré en la siguiente parte.

Radio México fue otra realización de Notimex. Surgió en ese mismo período con una moderna planta de onda corta ubicada en la colonia El Vergel, en Iztapalapa, y cuya señal llegaba a todo el mundo con cinco transmisores de un millón de watts de salida.

Los adelantos de la radiodifusión se aplicaron en la instalación y construcción de sus estudios que estaban en uno de los pisos del mismo edificio que ocupaba Notimex. Modernas consolas, cartucheras, caseteras, tornamesas y grabadoras de bobina abierta hacían de las cabinas de producción un área de creatividad y trabajo.

Tuve la honra de ser el primer Gerente de Radio México Internacional. Alejandro Bolio, posteriormente destacado radiodifusor, fue el primer productor y genio creativo de Radio México. Ésta transmitía en diferentes horarios y en diversas frecuencias.

Las mejores voces de entonces hicieron historia en Radio México: José Gálvez, Ofelia Guilmain, Héctor Martínez, Salvador Romo, Lilia Aragón, Enriqueta Loaeza, Ema Telmo, Gloria Estrada, Carlos Fradera Brunet, Aurora Molina, María Eugenia Ríos, Rita Rey, Patricia Mena, Alicia y Azucena Rodríguez y muchas voces más.

México tuvo presencia en las ondas hertzianas internacionales. Se recibieron reportes de radioescuchas de América del Norte, del Centro y del Sur; de Europa, y desde lugares tan lejanos como Australia y la costa oriental de África.

Siguiendo el impulso adelantado, Notimex adquirió el primer equipo de cámaras de cine de 16 milímetros de las marcas Arriflex y Bólex, lo cual facilitó la difícil tarea de quienes –en su tiempo– realizaron con entrega, con pasión, con talento, reportajes gráficos de excepción.

No existía aún la cinta de grabación, el video, y mucho menos portátil.

Asimismo, la sala de redacción se adaptaba a las exigencias del trabajo profesional de un excelente grupo de reporteros y analistas, quienes dieron un nuevo curso a la labor informativa, más apegada a la verdad, a la oportunidad y, sobre todo, a la responsabilidad.

En la década de los 70, ya estaba Notimex en condiciones de competir abiertamente en calidad y cantidad.

Contaba entonces con un centro de postproducción de radio, cine, televisión y multimedia; y con una unidad móvil de televisión para transmitir desde el sitio mismo de los hechos.

Se adquirieron dos grabadoras marca Ampex, una AVR7 con cinta de dos pulgadas de ancho, y una portátil también de dos pulgadas… toda una novedad.

Creció el número de cables transmitidos y se inició el intercambio con las agencias de 133 países; abundaron los programas especiales para televisión y se establecieron las primeras corresponsalías en el interior de la República.

La agencia comenzaba a respirar. Se sentía en su creciente personal, y sobre todo en el interés y las ganas en el trabajo.

Debíamos competir con otra agencia “mexicana” de información que nació casi simultáneamente: Amex, con lujosas oficinas en el Paseo de la Reforma, y 15 corresponsales extranjeros, principalmente en Estados Unidos y Canadá. El capital de Amex era financiado desde el exterior del país.

También rivalizábamos con Informex, otra agencia noticiosa fundada años antes por Álvaro Gálvez y Fuentes.

Ni Amex ni Informex pudieron con el vigor y el impulso de Notimex, vigor e impulso dado por sus trabajadores, sus directivos, y por su amor a la camiseta.

También podría gustarte