Niños de México y Guatemala refrendan su identidad gracias a la música

México, 10 Jul (Notimex).- Cantos y sones tradicionales ejecutados por niños de México y Guatemala lograron borrar la línea fronteriza que geográficamente los divide para develar los lazos ancestrales que prevalecen en la comunidad Maya–Chuj.

Así se vivió durante una presentación del Ensamble Comunitario de Percusión Binacional Maya–Chuj y el Coro Comunitario Bilingüe Binacional Maya–Chuj, efectuada en el Teatro Junchavín de Comitán de Domínguez, en Chiapas.

En la velada se escucharon sones originarios como “Sal negra” (alusiva al mineral “curativo” que se haya en las Minas de San Matero Ixtatán, municipio del departamento guatemalteco de Huehuetenango), “Camino a San Cristóbal”, “Son de María”, “El inédito de Comitán”, “El sapo”, “La placita de la Cruz”, “Ojalá que llueva café” y “Comitán de las flores”, entre otros.

La interpretación conmovió a los asistentes que, de manera sentida, aplaudieron cada intervención y enjugaron alguna que otra lágrima cada vez que el sonido del palo de lluvia, marimbas, ocarinas, batería, cajitas chinas, panderos y güiros se conjuntan con decenas de voces chiapanecas y guatemaltecas.

Eduardo García Barrios, coordinador del Sistema Nacional de Fomento Musical, de la Secretaría de Cultura federal, explicó que borrar las líneas fronterizas entre una comunidad hermana, como la Maya–Chuj, no fue fácil, sino producto de una labor de meses de diálogo y trabajo.

”Hemos trabajado arduamente de la mano de las autoridades comunitarias, de las locales, estatales y federales, así como con docentes y padres de familia. Es así como hoy se muestra que la magia de la música refrenda los lazos fraternales de dos pueblos, en este caso me refiero concretamente a los habitantes de Tizcao en Chiapas y Guaxacaná, Guatemala”, consideró.

Recordó que este proyecto se comenzó a gestar hace tres años, en el marco de una reunión intergubernamental del programa de cooperación multilateral Iberorquestas Juveniles de la Secretaría General de Iberoamérica, donde planteó la idea de reunir una vez al año a músicos de México y Guatemala, a fin de ofrecer conciertos que sirvan al intercambio musical y cultural.

“El SNFM, como miembro activo de dicho programa de cooperación iberoamericano y como titular de la Unidad Técnica de ésta, decidió redireccionar el proyecto, para abarcar varias aristas, como la incentivación de la práctica musical orquestal y coral en grupo; el rescate de la música y lenguas tradicionales.

Además de la revaloración de las identidades comunitarias, inscritas dentro del programa México Cultura para la Armonía, del cual se desprende el Movimiento Nacional de Agrupaciones Musicales Comunitarias –lanzado en noviembre de 2014- y Voces en movimiento, que ya arrancó en varios estados del país”.

En este sentido, García Barrios puso énfasis en que el Sistema crear un ensamble de percusiones y un coro en movimiento, porque “la tradición dicta que la marimba fundamentalmente es el instrumento mediante el cual los pueblos de Chiapas y Guatemala se han expresado a través del tiempo.

Al concierto asistieron también Gretchen Barneond, directora de Formación Artística de la Dirección General de Artes del Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala; Percy Gerardo Ralda Batres, cónsul de Guatemala en Comitán; Mario Antonio Guillén Domínguez, presidente municipal de Comitán de Domínguez.

Mario Rigoberto Zúñiga, representante del Instituto de Migración en Comitán, y Rudy Gordillo, presidente municipal de Nentón, del Departamento de Huehuetenango, Guatemala; entre otros funcionarios.

También podría gustarte