Naufraga proyecto del Papa de visitar frontera armenio-turca

Ciudad del Vaticano, 25 May (Notimex).- El Papa Francisco tenía la voluntad de visitar la frontera entre Armenia y Turquía para impulsar la apertura del corredor entre ambos países, cerrado por un histórico conflicto, pero el proyecto naufragó.

La noticia fue dada a conocer este miércoles por el sacerdote Krikor Badichah, vicerrector del Pontificio Colegio Armenio de Roma, al repasar con un grupo de periodistas algunos detalles de la gira apostólica del Papa por territorio armenio, del 24 al 26 de junio próximo.

“El proyecto era así: ir allí, (y) abrir la frontera, pero el proyecto se desvaneció”, dijo Badichah a pregunta expresa de Notimex, aunque dejó abierta una remota posibilidad, al considerar que “se puede esperar cualquier cosa de este Papa”.

El clérigo precisó que, durante su visita, el pontífice tendrá actividades en la capital, Erevan, ubicada a no más de 10 minutos de la frontera. Por eso consideró que, si Francisco lo desea, puede dar una sorpresa.

Estableció que oficialmente la frontera armenio-turca se encuentra cerrada, aunque en su país se pueden encontrar muchos productos procedentes de Turquía. “No es imaginable un país cristiano rodeado de musulmanes. La gente termina comprando cosas turcas”, apuntó.

En el pasado, Francisco ya manifestó públicamente su interés personal en la apertura de esos límites, como ocurrió el 30 de noviembre de 2014, en un diálogo con periodistas al regreso de su visita apostólica a Estambul.

“Si se pudiera abrir esa frontera, sería algo bello. Sé que hay problemas geopolíticos en la zona, que no facilitan la apertura, pero debemos rezar por la reconciliación de los pueblos. Sé también que hay buena voluntad de ambas partes -así creo- y debemos ayudar para que esto se haga”, agregó entonces.

El pontífice es muy sensible al reclamo de Armenia debido a una añeja relación, que aún mantiene, con la numerosa comunidad de ese país en Argentina. Pero los mismos armenios se mantienen escépticos, incluso pese a la intervención papal.

El deseo de Francisco por lograr la apertura de la frontera se alejó tras la polémica diplomática internacional que explotó con Turquía tras el reconocimiento público del Papa, en abril de 2015, al genocidio armenio. Episodio de la historia que los turcos niegan.

Durante meses, Ankara mantuvo congeladas las relaciones institucionales con el Vaticano, que se retomaron en enero pasado tras un largo estira y afloja.

Por otra parte, el sacerdote Badichah reveló que la idea original del Papa era visitar Armenia y Azerbaiyán en un mismo viaje, para mandar un mensaje de reconciliación entre los dos países que se disputan, desde hace años, el enclave armenio de Nagorno-Karabaj.

El presbítero recordó que Turquía se ha pronunciado a favor de que ese territorio quede en manos de Azerbaiyán, país con el que Armenia mantiene una disputa desde hace décadas. Estas dificultades llevaron a Francisco a decidir una división del viaje.

“La voluntad del Papa era hacer un único viaje, dar esta señal. Luego el gobierno armenio dijo: ‘¿Qué tiene que ver con nosotros la visita a un país musulmán?’. Y el viaje, un poco pese a su voluntad, fue desdoblado”, confirmó Badichah.

También podría gustarte