Naomi Kawase retrata con su arte la condición humana

* La cineasta japonesa, a quien se rendirá homenaje esta noche, ofreció una Clase Magistral

Por Maricruz González May. Enviada

Guanajuato, Gto., 27 Jul (Notimex).- Originaria de Nara, la directora japonesa Naomi Kawase, sostuvo que para trascender en la industria cinematografía a ella le funcionó hacer proyectos que sólo ella pudiera realizar, tratando de retratar fielmente las emociones de la condición humana.

En la Clase Magistral que ofreció en el marco de la 19 edición del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés), Kawase recordó sus inicios en el cine, profesión que se le dio de manera natural e inesperada, pues al no contar con recursos para estudiar la universidad decidió formarse en una escuela de artes visuales.

“A diferencia de mis compañeros de escuela, yo tenía que ganar dinero para vivir, pues quien se hacía cargo de mí era mi abuelita, que tenía más de 70 años, por lo que percibía que cursar la universidad serían cuatro años tirados a la basura”, compartió ante decenas de espectadores en el Teatro Principal de la ciudad capital de Guanajuato.

En ese sentido, la cineasta, quien esta noche recibirá un homenaje en el GIFF, consideró que se quería dedicar a algo que pudiera hacer durante toda su vida y hasta su muerte, algo que la motivara desde su corazón y que tuviera que ver con la creación, que dijo: “es tu corazón y espíritu y sin ello no podrías hacer nada”.

Entre anécdotas que dejaban entrever la sencillez de Kawase, quien ha sido reconocida en festivales de primera línea como Cannes, aseguró que tras graduarse, supo que haría cine, pero no porque supiera mucho de la industria, sino alguien la había enseñado a enfocar y a apretar un gatillo.

“Y ese sonido de cuando corre la cinta fue lo que me motivó a dedicarme al cine, fue como grabar el tiempo y me hizo clavarme en el cine… Mi primer filme fue uno silente”, expuso.

Tras mencionar que mira al cine como una máquina del tiempo y una herramienta de expresión, compartió que en su primera etapa como directora trata de mostrar lo personal, y no encontró nada más personal que buscar a su padre, pues desde que nació no lo había conocido.

“Tardé un año y llegue con mi padre, después de ese tiempo pude tomar una foto de su rostro”, compartió respecto a sus inicios en el cine, los cuales se vieron influenciados por su contexto familiar, su vida cotidiana y todo aquello que estaba a su alrededor.

Para la cineasta recibir premios es algo muy subjetivo y en un principio el hecho de que le enviaran Flores la conflictuaba un poco, pues ella lo que necesitaba era dinero.

Con el paso de los años y tras viajar a varios países para exhibir su obra, se dio cuenta de que era tiempo de buscar el impulso del cine dentro de su localidad y también de importarlo de otros países, por lo que creo el Festival de Cine de Nara, donde próximamente se expondrá cine mexicano.

“Para mí es importante el intercambio de miradas en el cine, que nuestro arte se vea en otros lugares, por eso queremos que vayan a Nara, que es una de las ciudades más antiguas y con gran potencial”, mencionó Kawase, quien reconoce la calidez de los mexicanos.

También podría gustarte