Nadar con delfines una experiencia única, en Puerto Vallarta

* Esta actividad se debe realizar con cuidad extremo, para proteger la integridad de dichos animales, advierte empresa de ecoturismo

Por Armando Pereda Maldonado

Puerto Vallarta, 19 Mar (Notimex).- Una empresa de ecoturismo en Puerto Vallarta, Jalisco, ofrece a los visitantes la oportunidad de tener una experiencia única con los delfines que habitan cerca de la Bahía de Banderas, con los que pueden nadar.

En este lugar se está en contra de que esos animales vivan en cautiverio, por lo que se encuentran en total libertad en mar abierto, en donde pequeños grupos admiran de su belleza.

El director general de Wildlife Connection, Eduardo Lugo Cabrera, aseguró en entrevista que, si alguna persona entra al mar, el comportamiento natural de cualquier delfín es irse, por lo que se debe de tener especial cuidado si se quiere nadar con ellos.

Antes de llevar a cabo una excursión acuática, las personas reciben un programa de educación en el que se les explica detalladamente la anatomía y el tipo de alimentación que consumen algunos de los animales marinos.

Después, en selectas embarcaciones, que miden entre ocho y nueve metros, se acercan a los animales con el menor impacto posible, en estos viajes techados, viven la experiencia en grupos de máximo 14 personas para tener un tour más personalizado.

Comentó que no se ha querido publicitar mucho esa actividad porque no se quiere que sea masiva, a fin de evitar que se les haga daño a los delfines.

“Hay un montón de embarcaciones que van a ver ballenas y eso no es bueno para ellas y para los delfines sería peor”, declaró en entrevista.

“No queremos muchas lanchas al mismo tiempo y que de repente 40 de ellas rodeen a los delfines porque perderíamos algo importante en ellos”, añadió.

Los usuarios de esta actividad pueden portar chaleco salvavidas, googles y snorkel, si quiere nadar cerca de estos delfines nariz de botella e interactuar con ellos, bajo la guía de algún biólogo profesional que compartirá sus conocimientos al respecto.

En esta experiencia también es posible escuchar el sonido de esos animales, especialmente los jóvenes, mientras saltan, todo depende de su actividad y condición.

Aunque no se puede garantizar el nado con ellos, ya que son animales silvestres, sí se pueden ver de diciembre a marzo delfines tornillo, de diente rugosos, ballenas jorobadas, mantas gigantes, tortugas marinas, incluso orcas.

Los guías que trabajan en esta empresa son especialistas en cetáceos y se cuenta con un programa de investigación de ballenas y delfines, en los cuales cualquier persona que lo desee puede participar, informó.

“Este tipo de actividad se debe realizar despacio, con poca gente y con cuidado; la tendencia a nivel mundial es que no haya delfinarios, hoy por hoy ésto es un problema, porque la gente ya no quiere verlos encerrados, entonces hay que darles una alternativa”, indicó Lugo Cabrera.

“Es mejor un ambiente natural, en el que haya educación ambiental, más que espectáculos en los que los delfines saltan. Lo indicado es que se enseñe al público cómo son los animales”, subrayó.

De igual manera, se dio a conocer que en la década de los 40 inició la captura de delfines en el país, con el propósito de utilizarlos como atracción de acuarios, para investigar su comportamiento y para sus usos en la medicina, la comunicación, la psicología, la anatomía, reproducción e inteligencia.

Sin embargo, en 1998 Wildlife Connection arrancó con la investigación de los delfines de botella en Bahía de Banderas, la cual se centró en la identificación de esos animales con fotografías de sus aletas dorsales, y después de estudios más detallados se ha dedicado a recomendar acciones para su protección.