Naciones Unidas reporta calma en Sudán del Sur tras semana violenta

Naciones Unidas, 14 Jul (Notimex).- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reportó hoy calma en Sudán del Sur, luego que la semana pasada los conflictos que se extendieron durante cinco días y causaron la muerte de más de 300 personas.

En su conferencia de prensa diaria, el vocero de la ONU, Stephan Dujarric, indicó que la tensa situación sucede en medio de una fuerte presencia militar del Ejército Popular de Liberación de Sudán (EPLS) en las calles de Yuba, la capital.

Señaló además que los cascos azules de la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) realizan patrullajes esporádicos, y que mantienen la protección a los 33 mil desplazados internos refugiados dentro de sus instalaciones.

Dujarric denunció que existen reportes de que las fuerzas del EPLS, que constituyen el ejército regular de Sudán del Sur, han atacado durante los pasados días de violencia al personal de grupos civiles y de la ONU que trabajan en el país.

Los informes apuntan que los ataques del EPLS causaron la muerte de un empleado local que se desempeñaba para un organismo local, además de que los acusan de violar a trabajadores de otros grupos humanitarios internacionales y de la propia ONU.

“Naciones Unidas llama a las autoridades locales a que investiguen estas serias acusaciones de manera inmediata y plena, y que lleven a los responsables ante la justicia”, pidió Dujarric.

Por su parte, el organismo Médicos Sin Fronteras (MSF) expresó en un informe emitido este jueves que aunque el tenue cese al fuego ha sido respetado en lo general, aún se registran tiroteos y saqueos de casas y comercios en algunas zonas de Yuba.

Independiente desde 2011, Sudán del Sur se vio inmerso en una guerra civil iniciada dos años más tarde por una disputa entre el actual presidente Salva Kiir, de la etnia dinka, en contra del exvicepresidente Riek Machar, de la etnia nuer.

Luego de un acuerdo de paz alcanzado en agosto de 2015, la violencia volvió a desatarse en Yuba el jueves pasado.

A fin de detener el conflicto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a declarar un embargo de armas contra ese país y a aprobar sanciones contra sus líderes.