Museos deben concebirse como agentes de transformación social: Miranda

* Llegar a nuevos públicos, crear sinergias y establecer nuevas formas de comunicar el patrimonio, entre los principales retos

Por Manuel Bello Hernández

México, 21 May (Notimex).- Los museos están adquiriendo un significado distinto al que tenían en los siglos XIX y XX, en la actualidad son actores sociales que deben de romper barreras y formar nuevos públicos, aseguró Alfonso Miranda Márquez director del Museo Soumaya.

En entrevista con Notimex en el marco del Día Internacional de los Museos, Miranda Márquez destacó la necesidad de crear de manera conjunta con la comunidad una infraestructura que “nos de identidad, confianza y futuro”.

Señaló que en pleno siglo XXI los museos ofrecen un espacio para dialogar sobre una realidad, ya sea desafortunada o muy alentadora, con sueños, discapacidades, emociones, “al final estos templos del saber representan un punto de encuentro”, dijo.

De acuerdo con el director del recinto que se dedica al resguardo, exposición, investigación y difusión de la Colección de arte de la Fundación Carlos Slim, los museos deben concebirse como agentes de transformación social.

A 21 años de su creación, el Museo Soumaya custodia 66 mil obras de 30 siglos de arte, entre ellas, esculturas de la época prehispánica de Mesoamérica, pintura mexicana, maestros europeos, novohispanos y moderno del arte occidental.

Afirma que para la realización de exposiciones, el Soumaya tarda no más de un año, gracias al trabajo de 220 personas entre curadores, museógrafos, personal de seguridad, mantenimiento y 45 personas que laboran en oficinas.

“Se encarga de realizar exposiciones en poco menos de un año, cuenta con un equipo de curadores que trabaja en la muestra, una curadora y co-curadora, equipo de investigación y museografía para buscar alturas, bases, acentos, colores y diseño.

“Es una suma de voluntades, de equipos, de fuerzas; cuando visitamos un museo de pronto pensamos, ahí está el cuadro extendido, pero detrás de el existe un equipo comprometido con un gran talento que está convocado a partir del arte y de este compromiso con y para la comunidad”, indicó.

El museo cuyo nombre honra la memoria de Soumaya Domit, esposa del fundador del recinto, Carlos Slim, fallecida en 1999, es un recinto que para la realización de sus exposiciones trabaja con gente profesional, museógrafos y conservadores con estudios en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Respecto al trabajo de curaduría que juegan actualmente los museos, Alfonso Miranda considera que la apuesta no debe de ser hacia la espectacularidad, sino hacia la conservación.

“Que las piezas de manera integral química y físicamente se mantengan; muchas veces en aras de crear un espectáculo se toman decisiones que van en contra de la conservación del patrimonio”, refirió.

Afirmó que en pleno siglo XXI, los museos tienen como principal reto la creatividad e imaginación para realizar su trabajo, más allá de solicitar más recursos.

“A los museos les hace falta abrir las posibilidades que ofrece el siglo XXI. Cuando decimos que nos hacen falta recursos, yo diría que nos hace falta imaginación, porque en América Latina hemos aprendido y demostrado que con menos se hace más”.

Reiteró que el crecimiento de los museos no es una cuestión de recursos, sino de talento, recursos humanos, “hace falta mayor difusión, llegar a un mayor público, crear sinergias y establecer nuevas formas de comunicar nuestro patrimonio, porque sin duda, los museos hablamos de identidad, de trasformación social”, concluyó.

El Museo Soumaya tiene en la Ciudad de México, dos recintos, el primero situado en Plaza Loreto en la zona de San Ángel, y el segundo ubicado en Plaza Carso (antes Ampliación Granada).

Fue inaugurado el 29 de marzo del 2011 por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, con la asistencia del escritor colombiano Gabriel García Márquez y figuras de la cultural y la política mexicana.

Actualmente exhibe obras en gran formato como “El pensador”, de Auguste Rodin, “Río Juchitán”, último mural de Diego Rivera; “Naturaleza muerta”, de Rufino Tamayo; “El día y la noche”, de Rufino Tamayo, y “La piedad”, fundida en bronce en el siglo XIX, a partir del mármol de Miguel Ángel Buonarroti.

También podría gustarte