Museo del Obispado cumple 60 años de mostrar historia de Nuevo León

México, 19 Sep (Notimex).- Por sus colecciones, su arquitectura y el lugar donde se ubica luego de ser escenario de importantes batallas, el Museo del Obispado cumple 60 años de mostrar el desarrollo histórico de Nuevo León.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) refirió en un comunicado que el recinto fue el primer museo regional de la institución en el norte de México, y su acervo es de cuatro mil objetos, la mayoría donados por la población neolonesa de los años 50.

Precisó que es el séptimo museo regional que abrió sus puertas al público dentro de la red de recintos museográficos del INAH, después del Michoacano (1886), de Guadalupe Zacatecas (1917), de Guadalajara (1918), de Querétaro (1936), de Nayarit (1949) y Potosino (1952).

El Museo Regional de Nuevo León, El Obispado fue inaugurado el 20 de septiembre de 1956 en conmemoración del 360 aniversario de la fundación de Monterrey, con la intención de conservar una joya arquitectónica barroca, edificada en 1787.

El segundo obispo de Nuevo León, antiguo Reino de León, con sede episcopal en Linares, fray Rafael José Verguer, hizo construir su casa de reposo en Monterrey, en la Loma de la Vera, un cerro ubicado al poniente de la ciudad desde donde podía avistar la catedral y las montañas.

El obispo Verger diseñó un palacio para la Virgen de Guadalupe, de arquitectura barroca que resalta en la sencillez del claustro, y en el interior de la capilla, donde se encerraba a orar, permanece un óleo de la Virgen pintado por Francisco Vallejo (1783).

Durante la Independencia, el edificio fue utilizado como fortaleza militar con un papel importante durante la invasión estadounidense (1846), la Intervención Francesa (1862-64), la revuelta de La Noria (1871) y la Revolución Mexicana (1913-1914).

Debido a los daños y el paso del tiempo, la Junta de Mejoras del Obispado propuso su restauración y su utilización como museo, iniciativa que fue acogida por el INAH, con el arquitecto Joaquín A. Mora como responsable de la restauración, tarea que inició en 1944.

De acuerdo con Gina Ulloa, directora del recinto, los trabajos de restauración siguieron hasta 1996, cuando se realizó la reposición de los corredores y arcadas en la fachada principal del inmueble.

Con la idea de conmemorar las gestas ocurridas en el cerro fue construida una plaza en el punto más alto donde además se colocó un mástil de 100 metros de altura donde, desde febrero de 2005, todos los días se iza la bandera mexicana.

El museo cuenta con las salas “Primeros pobladores”, “Virreinato”, “Evangelización”, “Independencia”, “Defensa de la soberanía”, “Caudillos de Nuevo León y de México”, “Porfiriato”, “Desarrollo de la industria” y “El Obispado”.

En sus espacios exhibe piezas arqueológicas, banderas, muebles, indumentaria, libros, objetos de uso cotidiano, armas, así como óleos coloniales y de la época revolucionaria, retratos de personajes importantes.

Por su parte, el fotógrafo Óscar Chávez, con 29 años de servicio en el recinto, recordó la primera imprenta que llegó a Nuevo León, la que fray Servando Teresa de Mier introdujo a México y que el brigadier Joaquín de Arredondo condujo a Monterrey, así como el carruaje que transportó a Porfirio Díaz durante su visita a la ciudad, piezas ejemplares de El Obispado.

Precisamente, una selección de 17 fotografías de Óscar Chávez conforman la muestra “Visión periférica del Obispado”, que se puede apreciar hasta el 30 de noviembre en la estación Zaragoza del Metro de Monterrey, como parte de las actividades de aniversario del recinto.

También podría gustarte