Mujeres ocupan 5.8% de puestos en consejos de administración

Guadalajara, 23 Jun (Notimex).- La directora del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD), María del Carmen Bernal González, dijo que en las empresas mexicanas sólo 5.8 por ciento de los puestos en consejos de administración es ocupado por mujeres.

Agregó que lo anterior de acuerdo con el estudio “El lado femenino del poder”, presentado por IPADE Business School Guadalajara y que fue elaborado en el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) en conjunto con IAE Business School (Argentina) e INALDE Business School (Colombia).

Manifestó que “el mundo corporativo está hecho por y para hombres, pero hoy no se trata de feminizar las compañías sino que se trata de trabajar con inclusión y con la diversidad”.

Mencionó que las compañías que valoran a la mujer desde una perspectiva de negocio, talento y responsabilidad, son más rentables y productivas.

Señaló que la inclusión de lo mejor del talento femenino en las diferentes esferas de la actividad económica “gana cada vez mayor terreno en México, actualmente 80 por ciento de ellas son las que tienen el poder de decisión de compra, pues son las encargadas de administrar el patrimonio familiar”.

Comentó que datos de las consultoras Catalyst y McKinsey indican que las empresas con los mayores porcentajes de mujeres en los consejos de administración tienen 53 por ciento más rentabilidad y 42 por ciento más ventas que aquellas que no cuentan con talento femenino en su consejo.

Precisó sólo 6 por ciento de los mil 32 puestos en juntas directivas de las 100 empresas más grandes de América Latina están ocupados por mujeres, cifra que ha quedado detrás del promedio de Europa (14 por ciento), de América del Norte (15 por ciento) y de Asia (7.1 por ciento).

Afirmó que “estamos convencidos que los entornos complejos y la adversidad aceleran el talento”.

“Aspectos como las responsabilidades familiares, los roles sociales, la experiencia insuficiente en puestos directivos o la cultura empresarial con paradigmas rígidos pueden convertirse en frenos o impulsores de la carrera profesional de las mujeres”, apuntó.

También podría gustarte