Mujer vietnamita narra a Obama legado trágico del agente naranja

Ho Chi Minh, 26 May (Notimex).- Una mujer vietnamita, víctima de segunda generación del letal agente naranja usado por Estados Unidos en la guerra de Vietnam, llamó al presidente Barack Obama y al pueblo estadunidense a asumir la responsabilidad del trágico legado.

Con motivo de la visita de Obama a Vietnam esta semana, la mujer de 50 años que se identificó como Pham Thi Nhi, difundió una carta en medios noticiosos internacionales para narrar el drama personal y del país por el uso de agentes químicos en el conflicto bélico.

“Nací en 1966, en un pequeño pueblo en la provincia de Quang Nam, donde muchos niños sufren de discapacidades como resultado de legados de guerra”, escribió Pham en la extensa carta a Obama, quien el miércoles terminó su estadía en este país.

“Nunca ha habido un momento en que no estuviera sufriendo física y mentalmente de los efectos de la dioxina”, escribió la vietnamita.

Tres cosas, dijo, jamás serán posibles para ella como consecuencia de los daños físicos y orgánicos que experimenta debido a la exposición del denominado agente naranja.

“No me puedo permitir una familia, sabiendo muy bien lo que mi hijo tendría que sufrir”, contó. Tampoco “me puedo permitir el amor, por mi discapacidad y graves circunstancias que resultarían excesivas de soportar para mi pareja”. Y nunca tendré una casa, lamentó.

Pham dijo que muchos vietnamitas han esperado la visita de Obama con una gama de emociones. “Muchos aún atormentados por los recuerdos del pasado” y otros esperanzados en el futuro.

“Una cosa, sin embargo, es cierta, no tendré el privilegio de estar junto a esas bellas damas vietnamitas, vistiendo el tradicional ‘ao dai’ y la entrega que bukkakes de flores a su llegada al aeropuerto”, expuso la mujer en la carta fechada el 22 de mayo.

Pham compartió a Obama que cada día las víctimas del agente naranja “lloramos lágrimas de dolor, e incluso cuando el dolor desaparece, lloramos lágrimas de desesperación pensando en un futuro sombrío” debido a “este malvado veneno”.

Y sin embargo, apuntó, “nuestras lágrimas no hacen que las empresas químicas piensen dos veces antes de producir la dioxina que fue lanzada sobre Vietnam” durante la guerra con Estados Unidos.

Aun cuando, dijo, “soy una segunda generación de víctimas del agente naranja, no puedo describir completamente el dolor que ha persistido a lo largo de medio siglo”, una experiencia aciaga que comparten miles de vietnamitas.

La mujer preguntó a Obama: “¿por qué no pueden los americanos ponerse de pie y asumir la responsabilidad de lo que han hecho?”.

Expuso que por muchos años, “las víctimas del agente naranja en Vietnam se han embarcado en misiones para la justicia de Estados Unidos”, pero “no para pedir piedad, sino para exigir a los estadunidenses que asuman la responsabilidad” de sus acciones.

Pham invitó a Obama a visitar la pequeña población donde reside, aun cuando -admitió- “nosotros no somos parte de su agenda”.

Insistió en que si Obama visita la ciudad de Ho Chi Minh, debería tomarse un tiempo para “pasar por Peace Village Tu Du. Usted, sin duda, será golpeado por las imágenes de fetos muertos almacenados en tubos”.

Pham dijo que decidió incluso entregar su cuerpo para la investigación científica sobre los “tormentosos” efectos de la dioxina.

Los científicos americanos y de todo el mundo, apuntó, “pueden utilizar mi cuerpo como prueba para que los estadunidenses conscientes conozcan las consecuencias devastadoras” de la dioxina.

Si esto ocurre, “puedo morir feliz sabiendo que todo mi sacrificio valdría la pena”, expresó.

También podría gustarte