Muhammad Ali tuvo una corta y recordada relación con la lucha libre

México, 4 Jun (Notimex).- La fama que alcanzó Muhammad Ali le permitió traspasar las fronteras del boxeo y adentrarse en otros mundos, como el de la lucha libre, donde protagonizó tres episodios, uno ante el japonés Antonio Inoki en 1976.

Tokio fue el lugar donde se vieron las caras Ali e Inoki, quien debido a las reglas para el combate, en el que no pudo desempeñarse como en una lucha cualquiera, se la pasó gran parte de la batalla en el piso, conectando patadas y lastimando las piernas del pugilista.

Más de 12 mil espectadores presenciaron en la Nippon Budokan la batalla a 15 rounds, en la que Inoki mandó a la lona a Muhammad en un par de ocasiones, producto de las patadas, mientras que el boxeador poco pudo hacer, solo esporádicos golpes al nipón, pelea que no agradó a la afición por la poca combatividad mostrada.

Al final el resultado fue un empate entre los dos pesos completos del pugilismo y de la lucha libre, quienes cerraron su actuación con un fraternal abrazo. Después de la pelea se hicieron grandes amigos.

Ese mismo año estaba como espectador en una función de WWF, pero no le importó despojarse de saco, camisa y zapatos para subir al ring y retar al Gorilla Monsoon, quien lo cargó, dio algunas vueltas y azotó al boxeador, que se levantó mareado antes de ser retirado del ring y del inmueble.

En 1985, fue invitado como réferi especial en Wrestlemania I, en la contienda estelar, en la que se enfrentaron Hulk Hogan y Mr. T ante Paul Orndorff y “Rowdy” Roddy Piper, duelo donde Ali subió al borde del ring y conectó un swing a Piper.

La WWE emitió un comunicado donde lamenta la muerte de Muhammad Ali, además de reconocer sus logros como pugilista y sus apariciones en eventos de lucha libre, como la contienda con Inoki, “reconocida como precursora de las artes marciales mixtas modernas”, dijo la empresa, y su participación en Wrestlemania I.

También podría gustarte