Muere alto comandante rebelde curdo en Siria

BEIRUT, Líbano (AP) — Un alto comandante curdo sirio murió el domingo, varios días después de resultar herido por el Estado Islámico durante una ofensiva respaldada por Estados Unidos para expulsar al grupo extremista de su capital de facto, Raqqa.

Abu Layla, que comandaba una brigada dentro de las mayormente curdas Fuerzas Democráticas Sirias, fue alcanzado por disparos de francotiradores del IS en las afueras de Manbij, un bastión del Estado Islámico en la ruta de abastecimientos entre la frontera turca y Raqqa, señaló el cibersitio curdo Rudaw. Layla fue trasladado por fuerzas estadounidenses a un hospital en la ciudad curda iraquí de Sulaymanitah, donde murió.

El comandante peleó contra fuerzas del Estado Islámico en Kobani a principios del 2015, de acuerdo con el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Esas batallas, el primer revés fuerte para el Estado Islámico en el norte de Siria, fueron claves para asegurar el respaldo estadounidense a las tropas curdas en el conflicto.

Las Fuerzas Democráticas Sirias están avanzando ahora hacia Manbij, 155 kilómetros (72 millas) al noroeste de Raqqa, mientras que fuerzas gubernamentales sirias, respaldadas por Irán, Líbano y Rusia, se acercan desde el sur. No estaba claro si las dos ofensivas estaban coordinadas.

Las fuerzas partidarias del gobierno han llegado a unos 40 kilómetros (25 millas) de la Base Aérea Tabqa, al oeste de Raqqa, indicó el Observatorio. El Estado Islámico capturó la base en el 2014 y ejecutó a numerosos soldados capturados. La rama de prensa del grupo islamista libanés Jezbolá, que pelea junto con las fuerzas del gobierno de Siria, señaló que el ejército sirio tomó una pequeña aldea a 50 kilómetros (31 millas) al suroeste de la base.

La doble ofensiva contra bastiones del Estado Islámico en Siria coincide con una operación sobre Faluya, en el vecino Irak, una de las ciudades más importantes aún en poder del grupo.

Entretanto, bombardeos rusos y del gobierno sirio mataron al menos 23 personas en zonas en manos de la oposición en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, informaron activistas.

La Defensa Civil, un grupo de respuesta rápida que opera en áreas en manos de rebeldes, reportó 50 bombardeos en Alepo el domingo. Los Comités de Coordinación Local, una red de activistas, informaron que los ataques dejaron al menos 30 personas muertas. El Observatorio dijo que fallecieron 23.

También podría gustarte