Monterrey, fundada por 12 familias hace 420 años, hoy supera 1 millón

Por Plácido Meléndez y Gerardo Ruiz. Corresponsales

Monterrey, 19 Sep (Notimex).- Fundada por 12 familias encabezadas por Diego de Montemayor, esta ciudad rebasa en la actualidad el millón de habitantes que este 20 de septiembre celebran el 420 aniversario de su constitución, como uno de los municipios más importantes del país.

En 1956, Montemayor, acompañado de 12 familias arribó a lo que era el Nuevo Reino de León y fundó la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey, en lo que fue la tercera y definitiva constitución de la ciudad.

A lo largo de su historia, Monterrey se transformando de una pequeña comunidad de origen rural de los siglos XVI al XVIII, hasta constituirse como el motor industrial de México a partir del XIX.

A partir de ahí se gesta el Monterrey contemporáneo con el consecuente aumento demográfico, con una ubicación geográfica estratégica, concentración del capital brote empresarial y fabril, educación civil y poder regional.

Al paso de la historia, la ciudad ha sido descrita por muchos como “Ciudad Industrial”, “Sultana del Norte”, “Urbe Dinámica”, “Ciudad Fábrica”, “núcleo Metropolitano de mayor jerarquía en la región”, “una de las ciudades más pintorescas”, entre otros.

La historia destaca que el 23 septiembre de 1846, Monterrey cayó en manos de los estadounidenses, quienes abandonaron la ciudad hasta julio de 1848.

Fue a mediados del siglo 19 y bajo la gubernatura de Santiago Vidaurri, que se unieron Coahuila y Nuevo León (1856-1857) como un solo estado, para aprovechar sus respectivas potencialidades, designando a Monterrey como la capital de dicha entidad unificada .

Posteriormente se decreta la separación de Nuevo León y Coahuila en el año de 1864.

La actividad comercial jugó un papel importante en la que los denominados “arrieros“, hacia el año 1700, transportaban mercancía desde granos hasta libros a poblaciones cercanas como Saltillo, San Luis Potosí, entre otras.

En el arranque del siglo 19 fue que Monterrey comenzó a despegar como ciudad importante dentro del país, a consecuencia de los sucesos ocurridos a nivel nacional, como la Independencia de México, la anarquía, la guerra con Estados Unidos, la Guerra de Reforma y la Intervención Francesa.

Para el siglo 20, la ciudad vive momentos importantes como la Revolución Mexicana, en donde destaca la aprensión de Francisco I Madero por parte de Porfirio Díaz, en 1910.

Es durante este siglo que Monterrey comienza a consolidarse como capital industrial y de servicios, con un incremento en su población por las constantes migraciones de la zona rural del país.

A 420 años de su fundación la ciudad resalta entre sus principales puntos de interés y monumentos que la han identificado a nivel nacional, al Cerro de la Silla, una belleza natural declarada símbolo de Monterrey.

Asimismo, destaca por el Paseo Santa Lucía, que comprende un río artificial de 2.5 kilómetros de largo y localizado en el primer cuadro de la ciudad donde se ubican los museos de Historia Mexicana, del Noreste y de Arte Contemporáneo (Marco).

El paseo rememora el antiguo ojo de agua de Santa Lucía, el sitio donde se dio la tercera y definitiva fundación de Monterrey por Don Diego de Montemayor.

En el área de la Macroplaza resalta el Palacio de Gobierno, un inmueble de cantera edificado en estilo neoclásico a principios del siglo XX, así como los monumentos de la Explanada de los Héroes, en honor a Benito Juárez, Miguel Hidalgo, José María Morelos y Mariano Escobedo.

Cuenta, además, con el Museo Regional del Obispado, obra construida originalmente como Palacio Episocopal en 1787 y el Arco de la Independencia o Estatua de la Libertad, edificado con motivo del primer centenario de la Independencia de 1810 y localizado en el cruce de las avenidas Madero y Pino Suárez.

En la actualidad, es considerada como una de las urbes más importantes en América Latina, en función de su acelerado crecimiento empresarial con alto impacto en los mercados internacionales.

NTX/PMR-GRR/LBR/AJV/MTY16

También podría gustarte