Montaje desentraña los motivos que llevan a la “Deshonra”

México, 1 Jun (Notimex).- Una tragicomedia de humor negro con personajes oscuros, en un ambiente corrompido por la miseria humana, es el montaje “Deshonra”, que del 2 al 26 de junio se presentará en el Teatro El Milagro, en la colonia Juárez de esta capital.

Bajo la dirección de Rodolfo Guerrero y la dramaturgia de Hugo Alfredo Hinojosa, la puesta en escena de Calypso Producciones retrata las bajas pasiones e impunidad de los políticos.

“Deshonra” es una propuesta escénica de los tiempos actuales y tiene como finalidad desenmascarar la impunidad de los políticos; el protagonista es el encargado de proveer toda clase de fantasías a sus clientes, en medio de un país gobernado por injustas maniobras de corrupción.

Para Rodolfo Guerrero, el reto de dirigir esta obra, representa no sólo plasmar la manera en que el hombre, como género, vive el éxito y el triunfo en la política o en cualquier otro terreno.

“Lo que me interesa es desentrañar al espectro humano y demostrar que todos vivimos distintas realidades. Nos vamos inventando espejismos, disfraces. Nos ponemos varios antifaces como un vestuario que nos cubre de una realidad, pero yo quiero ir más allá de eso.

“En deshonra, hay algo animal en cada personaje desde su propia naturaleza y eso es lo que me movió de la trama. Es una obra enigmática que me atrapó por poseer una oscuridad muy extraña”, señaló.

El montaje presenta a dos políticos enfermos de poder que contratan a un extraño hombre para que les cumpla sus deseos más ocultos. Los juegos darán un giro fatídico e inesperado, donde se descubrirá el precio que tiene para ellos la vida.

Abordar el tema de la desvalorización del ser humano desde el ámbito del poder político, no es revelador, toda vez que la política misma “es algo de todos los días; pues es imposible no pensar que es parte de nuestra cotidianidad”.

“Entramos a un mundo siniestro y perverso y lo que pretendo es mostrar otra dimensión humana desde el poder mismo, es decir, ¿cómo seríamos nosotros mismos con acceso al poder y al triunfo?”, indicó Guerrero.

Desde el punto de vista escénico, su director revela que esta puesta en escena se encuentra en un proceso de exploración muy interesante, al buscar un concepto sobrio, donde su objetivo es que el punto central de la obra también sea el actor mismo.

Confesó que el teatro como oferta cultural se reduce a unos cuantos y reconoce que son los mismos creadores y actores los que limitan dichos márgenes.

Mi intento, dijo, es abrir más sus puertas y no limitar su espectro; me gustaría que hubiera más unión en la comunidad y llegar a más público. Es lamentable que un 98 por ciento de la población no haya ido aún a una obra de teatro. Eso es muy grave, lamentó.

Por su parte, Hugo Alfredo Hinojosa, dramaturgo, indicó que la obra fue escrita por encargo y que antes no había sido llevada a escena por diversos motivos, lo que originó que estuviera guardada varios años.

Sin embargo, se dio a la tarea de retomar esta pieza y, gracias a su visión como director de escena, le dio vida además de conjuntar a un equipo de actores excelentes con quienes creó una propuesta directa, sin tapujos, hilarante y comprometida con la idea original.

“Cuando escribí la obra, traté de recurrir a esos recuerdos de mis trabajos de gobierno para poder construir una trama en la cual se mostrara no lo más inmediato de los políticos, lo que todos vemos en la televisión, sino tratar de mostrar esa parte oculta que tienen”, puntualizó el también ganador del Premio Nacional de Literatura de Bellas Artes.

También podría gustarte