México considera esencial la protección de derechos humanos en penales

México, 23 May (Notimex).- La protección y el respeto a los derechos humanos tiene que ser parte del actuar cotidiano del personal penitenciario y un componente esencial en sus protocolos de actuación, subrayó el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia.

Subrayó que no violentar los derechos fundamentales y respetarlos es obligación de todo aquel que tenga una tarea en los centros de reinserción, porque está encargado de hacer cumplir la ley.

Al inaugurar el II Congreso Internacional “Estándares para la administración penitenciaria”, mencionó que uno de los objetivos es consolidar un sistema penitenciario en el que se respete a cabalidad los derechos humanos.

Ante representantes de gobiernos de España, Francia, Panamá, Grecia, Ecuador, Perú, Chile, Angola, El Salvador y Honduras, el comisionado mencionó que la estrategia penitenciaria de México se vincula con una noción de integralidad.

Esta se inserta en un conjunto de estrategias que abarcan aspectos de seguridad ciudadana, procuración de justicia y administración, pues el desarrollo de un sistema penitenciario moderno funcional debe garantizar la prevención de los delitos y posibilitar la reinserción social de quienes compurgan una pena.

Renato Sales aseguró que de esa forma el sistema penitenciario es una pieza fundamental, un eslabón importantísimo de la cadena del sistema de justicia y de seguridad pública, como la procuración y la administración de la justicia, la prevención del delito y la investigación de las conductas delictivas.

Sus principales objetivos, indicó, son la reinserción social efectiva y la seguridad de la colectividad penitenciaria, que son todas las personas, tanto las privadas de su libertad como el personal penitenciario y los que visitan un centro.

Por ello, reiteró, una de las labores más importantes es concentrar esfuerzos en el personal penitenciario para que trabaje en condiciones dignas, con la adecuada remuneración y oportunidades de desarrollo.

“Tenemos que reconocer a nuestro personal como servidores públicos que brindan un servicio elemental, fundamental a la comunidad”, subrayó el comisionado.

“Este personal penitenciario abarca a profesionales que hacen efectiva la operación de los centros: guardas, custodios, médicos, abogados, sicólogos, criminólogos, trabajadores sociales, administradores, maestros, técnicos, entre muchos” otros especialistas, manifestó.

Sales Heredia rambién explicó que en México se trabaja para que el personal penitenciario cuente con condiciones que le permitan construir un proyecto de vida basado en nuevos modelos.

“Trabajamos en esa lógica. Durante la audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que tuvo lugar apenas el mes pasado, el Estado mexicano dio cuenta de la situación de los derechos en el sistema penitenciario”, refirió.

En ese sentido aseguró que el sistema penitenciario mexicano está abierto a la rendición de cuentas, al escrutinio de los organismos internacionales con los que se tiene un compromiso en concordancia con lo que ocurre en las instancias nacionales que supervisan condiciones e instalaciones de reclusión.

Primero está la reinserción social de los internos de manera efectiva, con cinco elementos: salud, trabajo, educación, capacitación y deporte, pero con un nuevo modelo de gestión penitenciaria que equipare la administración operativa de los centros penitenciarios.

Estos deben estar basados en todo momento en procesos sistemáticos de operación y protocolos de actuación, los cuales deben homologarse a nivel nacional para reducir discrecionalidad.

Además existe un sistema civil de carrera que establece criterios homologados de desarrollo y profesionalización para el personal, así como esquemas de seguridad en los centros, con los más altos estándares y ampliación del espectro de actuación y mejoramiento de las relaciones interpersonales entre la comunidad penitenciaria.

Debe haber también un modelo de certificación de centros penitenciarios, que sea referente comparativo para los de todo el país.

Igualmente un sistema de evaluación que describa el método mediante el cual habrán de valorarse las cualidades con que debe cumplir un centro de reclusión, así como un comité de evaluación del sistema penitenciario como órgano colegiado e interdisciplinario que vigile el funcionamiento en su conjunto, indicó.

La óptima aplicación y puesta en práctica de la normatividad específica que se concibió para la reinserción de adolescentes en conflicto con la ley es otro aspecto que se considera.

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad dijo, finalmente, que se requiere un sistema de información con registros históricos consolidados que faciliten la descripción del estado que guarda el sistema, para permitir un mejor análisis del fenómeno penitenciario.

También podría gustarte