Mexicana en Canadá implora ayuda para administrar cannabis a su hijo

Por Isabel Inclán. Corresponsal

Toronto, 8 Ago (Notimex).— La ciudadana mexicana Ángeles Niembro Zúñiga, residente en Canadá, dijo hoy que aun cuando el consumo de marihuana para uso médico es legal en este país, un grupo de enfermeras en un hospital rehúsa administrar el fármaco a su hijo.

Francesco, de 11 años, es un niño mexicano-canadiense que padece el síndrome cardio-facio-cutáneo, caracterizado por retraso psicomotor, dificultad para la alimentación, hipotonía muscular y problemas cardiacos.

El padecimiento registra 460 casos en todo el mundo, 15 de los cuales se encuentran en Canadá.

“Las convulsiones de mi hijo aumentaron cada vez más, por lo que inicié la batalla para que le pudieran recetar el cannabis”, dijo la madre en entrevista con Notimex.

Agregó que el neurólogo accedió a dar la receta de CanniMed, un producto procesado y destilado para separar el elemento psicotrópico THC (tetrahidrocannabinol) del CBD (cannabidiol), usado en concentración medicinal.

“Francesco convulsionaba de dos a diez veces al día y cada una duraba de uno a cuatro minutos, lo cual es muy grave, porque en cada descarga se mueren neuronas. El cannabis le ha servido para controlarlas”, testimonió la mujer.

Cada botella de cannabis de 60 mililitros cuesta 150 dólares y Francesco toma 1.5 mililitros diarios en dos dosis. El producto no está cubierto por el servicio gubernamental de salud (OHIP).

“La mariguana le está funcionando a mi hijo, porque de tener convulsiones diarias, hace tres semanas, ahora tiene unas dos o tres a la semana”, precisó la mujer, que también denunció el caso a la televisora canadiense City News.

Sin embargo, en el Hospital de Niños Enfermos de Toronto y en el Emily´s House, un lugar donde se quedan por horas o algunos días los niños especiales, las enfermeras se niegan a administrar el cannabis.

Los directivos de estos hospitales argumentan que aún no hay pruebas suficientes para medir su efectividad y, sobre todo, que el gobierno federal no ha definido la guía para el uso del fármaco.

“Logré la prescripción del cannabis, pero a pesar de que el consumo de mariguana es legal hasta ahora sólo los padres lo pueden administrar”, agregó Ángeles.

Señaló que en unos días tiene un curso y debe trasladarse a más de una hora al Emily´s House para administrarle a Francesco el cannabis a las ocho de la mañana y a las ocho de la noche.

“Es incongruente, si ya está legalizado y prescrito por un médico, no entiendo por qué se niegan a administrarlo, es como cualquier medicamento, no tiene gran ciencia”, argumentó.

Destacó que la salud de su hijo depende del fármaco. “Los médicos me dicen que no es que no quieran, sino que están atados de manos mientras no haya una guía autorizada de cómo administrarlo”, expuso.

Añadió que los médicos también argumentan la ausencia de políticas y protocolos para que las enfermeras puedan administrar el cannabis.

Niembro consideró que “hay controversia, porque las farmacéuticas están presionando, pues la comercialización del cannabis para uso médico les va a afectar el negocio, porque ellos tienen el control de medicamentos anticonvulsión”.

Ante la negativa del personal médico para administrar a su hijo el cannabis, la madre decidió denunciar esta situación en la televisora de Toronto, la cual dio amplio espacio al tema.

De hecho, el Hospital de Niños Enfermos emitió un comunicado en donde exhorta al gobierno federal a establecer un protocolo al respecto.

El caso de la mexicana no es el único, pues dijo conocer a más mujeres que dependen de este cannabis para tratar a sus hijos.

También podría gustarte