Mejoró poder adquisitivo en 2015, entre 2.7 y tres por ciento: Coneval

México, 11 Jul (Notimex).- El secretario ejecutivo del Conejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, estimó que en 2015 se registró una mejoría en el poder adquisitivo de entre 2.7 y tres por ciento, con respecto a 2014.

Durante el taller para medios “Medición de la Pobreza 2015”, el funcionario dijo que es alentadora dicha recuperación, aunque todavía está muy por debajo de lo que se tenía en 2007, antes de la crisis financiera que se registró entre 2008 y 2009.

A unos días que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dé a conocer su censo, en el cual medirá la pobreza municipal, Hernández Licona destacó que durante 2015 se mantuvo baja la inflación, lo que ayudó a la recuperación del poder adquisitivo.

Consideró que en 2016 el reto es mantener la inflación baja, aunque los reportes del primer trimestre registraron un alza en los precios particularmente de alimentos, y habrá que esperar para el próximo reporte trimestral cómo repercutirá el incremento en las gasolinas y las tarifas eléctricas.

Asimismo, dijo que hasta el momento el alza del dólar frente al peso no repercutió de manera significativa en el poder adquisitivo, aunque habrá que esperar el segundo semestre del año, para ver cuál será el impacto que tendrá para la economía de los mexicanos.

Puntualizó que si bien se avanza en la cobertura de educación y salud, desafortunadamente esto no va a la par de la calidad de estos servicios, en los cuales todavía hay muchas carencias.

De igual forma, mencionó que debido a la reducción presupuestal que ya se anunció para este año y para 2017, habrá que revisar los más de 250 programas sociales con los que hoy cuenta el gobierno federal con la finalidad de determinar cuáles son eficientes en el combate a la pobreza y cuáles no.

De igual forma, recomendó revisar la transparencia con que operan las entidades de la República los recursos federales que reciben para el desarrollo social, porque nadie sabe cómo los utilizan y canalizan para apoyar a los que menos tienen.

Hernández Licona precisó que no necesariamente se trata de desaparecer programas, sino replantearlos o modificar sus objetivos para que quede muy claro cuáles son sus efectos en el combate a la pobreza.

Aclaró que los logros que se tengan hasta el momento en la reducción o avance en la pobreza, no son responsabilidad sólo de esta administración, sino que debe partirse que en los últimos 60 años México tuvo un crecimiento promedio de dos por ciento.

También podría gustarte