Médicos tradicionales e investigadores buscan preservar plantas

Por Tomás Martín. Corresponsal

Mérida, 16 Sep (Notimex).- Especialistas del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y médicos tradicionales de las comunidades mayas desarrollan un plan para instalar jardines con las principales variedades de plantas que son consideradas medicinales para su estudio y conservación.

El investigador y responsable del proyecto, Rafael Durán García, explicó, en entrevista con Notimex, que el proyecto opera ya desde hace algunos años bajo el nombre de “Red de jardines medicinales del Mayab”.

“La idea de esos jardines es que las plantas medicinales, que son un elemento aún fundamental en la vida de las comunidades indígenas mayas y que podrían aportar soluciones a muchos de los problemas y desafíos del sector salud, se preserven y se estudien”, precisó.

Abundó: “Desde que se generó la idea de los jardines, se tenía muy claro que sin la participación de la gente, sin la participación de los propios médicos tradicionales, la conservación de la flora medicinal prácticamente no tiene sentido, y sería imposible”.

Esos jardines permiten la documentación de la riqueza vegetal que los médicos tradicionales utilizan para atender los problemas de salud en las comunidades, qué especies se usan, cómo se usan, para qué tipo de padecimientos sirven y cómo los preparan.

Al mismo tiempo, en esos jardines se estudian los protocolos de propagación de las plantas, y también se generan procesos de preparación que permitan multiplicar los materiales para que sigan disponibles para los médicos tradicionales indígenas, señaló Durán García.

“A nosotros nos interesa que la medicina tradicional subsista porque son otras formas de curarse bajo una idiosincrasia distinta y una concepción de la enfermedad y la salud, completamente distintas a lo que tiene la sociedad occidental, es mucho más holística, y los médicos tradicionales no se enfocan solamente en los síntomas”, precisó.

Insistió en que la medicina tradicional tiene un enorme valor, “que desafortunadamente no ha sido suficientemente aquilatado como para que el sistema nacional de salud la incorpore en los esquemas de salud para enfermedades muy diversas, incluyendo la diabetes”.

Destacó que la diabetes hoy tiene en apuros al sistema médico nacional por la fuerte demanda económica que tiene, tanto en términos de hospitalización como de medicación y por las consecuencias laborales y sociales que esta enfermedad crónico-degenerativa representa.

Además, continuó, desde hace muchos años, las plantas medicinales se utilizan para muchos padecimientos de atención primaria, y también se debe considerar que muchas de las comunidades campesinas del país no tienen acceso a la medicina de patente, ni al sistema hospitalario.

“Toda esta gente tiene que proveerse de salud de alguna u otra forma, y es entonces que las plantas medicinales, los médicos tradicionales y las parteras se vuelven fundamentales para toda esta gente”, dijo.

Actualmente, en la red ya participan más de 30 terapeutas tradicionales, entre médicos y parteras, y se han consolidado 18 jardines en donde se han documentado y se conservan ya 266 especies, que significa aproximadamente 40 por ciento de la flora medicinal que se utiliza en la península de Yucatán.

“Las plantas juegan un papel importantísimo pero no reconocido, se les ve más de manera folclórica, cultural, artesanal, y no se les da el valor que tienen”, comentó.

También podría gustarte