Más que un silbato se debe fortalecer el respeto a la mujer: diputada

México, 16 Ago (Notimex).- Más que un silbato para abatir el acoso en el Metro hace falta fortalecer la cultura del respeto hacia la mujer y, en su caso, endurecer las sanciones contra los agresores sexuales, aseveró la diputada local Beatriz Rojas Martínez.

La representante de Morena opinó que poco ha servido el programa “Vive Segura” que promueve el gobierno capitalino para terminar con esa práctica en el medio de transporte, pues en un mes apenas han sido detenidos dos presuntos agresores sexuales.

En contraparte, en igual periodo y sin usar silbato, 164 hostigadores sexuales fueron denunciados en su momento por las propias víctimas y posteriormente detenidos por elementos de seguridad.

Rojas Martínez detalló que 54 de esos presuntos hostigadores están bajo investigación, mientras que 110 denuncias se resolvieron por conciliación entre las partes.

La legisladora planteó que para terminar con ese acto ilícito, consistente en agredir y hostigar sexualmente al género femenino, es fundamental considerar que son mujeres más de la mitad de las casi 16 millones de personas que diariamente transitan por la Ciudad de México.

Lo más delicado, dijo, es que se culpa a la mujer cuando denuncia agresiones sexuales en su contra, por lo que muchas veces prefiere quedarse callada haciéndose poco visible el grave problema del acoso y la agresión sexual.

Beatriz Rojas recordó que en un análisis mundial de 2014 la Fundación Thompson Reuters ubicó a esta ciudad en el segundo lugar donde el transporte público es de los sitios más riesgosos para las mujeres.

Expuso que la agresión contra ese sector no sólo se da en medios de transporte, sino también en lugares de trabajo, escuelas y, en general, en sus comunidades.

Por ello la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) debe intensificar la capacitación del personal de policía y de procuración de justicia, para que se sancione y persiga a los agresores sexuales.

Añadió que además deben aplicarse los protocolos de acción establecidos en la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para asegurar que a la mujer no se le culpe ni criminalice cuando denuncie a sus acosadores o agresores sexuales.

Argumentó que por ello es insuficiente la repartición de 23 mil 900 silbatos para denunciar esa práctica, ni creíble la afirmación oficial de que ha disminuido en 72 por ciento el acoso sexual.

También podría gustarte