Más que reducir edad para votar se debe garantizar derechos de jóvenes

México, 22 Jul (Notimex).- Más que reducir la edad para votar en la Ciudad de México, se debe discutir cómo garantizar los derechos de la juventud y establecer políticas para que formen parte de la toma de decisiones, aseguró Mauricio Tabe.

El presidente del Partido Acción Nacional en la Ciudad de México (PAN) participó en el foro Implicaciones Electorales de la Reducción de la Edad para Votar en la Ciudad de México, organizado por el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF).

Tabe Echartea consideró que esta propuesta es inviable porque la Constitución Política ya establece que a los 18 años se adquiere la ciudadanía, y ese tema debería analizarse a nivel federal, no solo en la capital del país.

Advirtió que esta propuesta puede ser utilizada para obtener beneficios electorales, por ejemplo a través de programas como “Prepa Sí” que cuenta con 200 mil beneficiarios y que podrían ser influidos para votar por un partido.

“Yo tendría muchas reservas sobre la pretensión de que los beneficiarios de algún programa como Prepa Sí luego los presionen para que participen en la elección y voten a favor del partido en el gobierno, que no son pocos votos”, enfatizó.

El panista aseguró que el problema no es la edad, sino la constitucionalidad de la propuesta, ya que los jóvenes están listos para hacer muchas cosas a cualquier edad, incluso recordó que él ingresó a Acción Nacional a los 14 años y decidió desde entonces su vocación política.

“No discriminaría ni menospreciaría a un joven de 15 años; yo entré al PAN a los 14 años y ahí decidí mi vocación política. No sé si con estudios sociales y de neurociencias y otros ángulos podríamos determinar quiénes están en condiciones para votar”, dijo.

El dirigente panista recordó que en el país, las modificaciones de la edad o el género para votar derivaron de circunstancias históricas y movimientos sociales como ocurrió en 1969, cuando se estableció la edad de 18 años para emitir el voto.

También podría gustarte