Marruecos detiene a 52 presuntos militantes del Estado Islámico

Rabat, 27 Jul (Notimex).- La Policía marroquí arrestó a 52 presuntos militantes del grupo extremista Estado Islámico (EI) que pretendían llevar ataques dentro y fuera de Marruecos, además de asesinar a turistas extranjeros, denunció hoy el Ministerio del Interior.

En un comunicado, la dependencia explicó que los presuntos yihadistas (combatientes islámicos) fueron detenidos en el marco de un operativo antiterrorista realizado de manera simultánea en varias ciudades de todo el país, en el que también se confiscaron armas y explosivos.

“La operación es sin duda una de los mayores llevadas a cabo en el reino en los últimos años”, destacó la declaración oficial, tras afirmar que con la detención de los extremistas fueron frustrados varios ataques que se estaban tramando dentro y fuera de Marruecos.

Los 52 detenidos estaban entre las 143 personas más buscadas del país, ubicado en el norte de África, entre ellos muchos miembros del Estado Islámico que tenían la intención de establecer un nuevo territorio en Marruecos, similar a los que tiene bajo su control en Siria e Irak.

De acuerdo con el comunicado del Ministerio del Interior, los yihadistas detenidos pretendían asesinar a militares y altos oficiales de seguridad y de otras instituciones en el país, así como a turistas extranjeros, según un reporte de la agencia de noticias Asharq Al-Awsat.

“La Oficina Central de Investigación Judicial de Marruecos y la parte judicial del Servicio de Inteligencia Nacional han rastreado a los presuntos militantes desde que EI fue establecida como una amenaza mundial”, destacó el ministerio.

Marruecos ha desmantelado 38 células de militantes sospechosas, vínculadas con el EI desde 2013, destacó la declaración, añadiendo que un total de 159 células se habían encontrado y desmantelado en el país desde 2002.

Cientos de militantes originarios de Marruecos, Túnez y Argelia se han unidos en los últimos años a los yihadistas del EI en Siria. Algunos amenazan con volver y crear nuevas alas militantes en sus países de origen, indicaron expertos en seguridad.

Por su ubicación cerca de Libia, Marruecos se ha convertido en una gran atracción para yihadistas del norte de África y África subsahariana, que buscan construir una base y campos de entrenamiento para apoderarse de la ciudad de Sirte, donde se estima hay ya miles de miembros del EI.

El grupo yihadista, que comete crímenes atroces en nombre del Islam, surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato.

Marruecos ha sido blanco de un sinnúmero de ataques perpetrados por militantes del Estado Islámico. El más recientemente en 2011 en la ciudad de Marrakech, cuando una explosión en un café mató a 15 personas, en su mayoría extranjeros.

También podría gustarte