Marimba, distintivo de música folklórica y el zapateado tabasqueño

Por Jorge Almeida García. Corresponsal

Villahermosa, 6 Ago (Notimex).- La marimba se adoptó en Tabasco como instrumento principal para la música folklórica y el zapateado, popularizándose su ejecución en la segunda década del siglo XX, de acuerdo con marimberos e historiadores locales.

Originario del municipio de Balancán, pero radicado en Comalcalco, el marimbista Pedro Felipe Hidalgo Ramírez señaló que este instrumento proviene de Chiapas y fue traído por los africanos, cuya influencia musical se transformó conforme a la región en que se adoptó.

“Cada región le puso lo que necesitaba de acuerdo a los sonidos. Esta es una marimba mestiza porque tiene sus adaptaciones”, indicó en relación al grupo Flor del Cacao de Comalcalco, del cual fue cofundador.

Con más de 30 años de tocar la marimba, comentó que la madera es de hormiguillo y granadillo, aunque también se elabora con palo de rosa, maderas nativas de la selva de Campeche, de Chiapas o de Guatemala.

Poco a poco, a este instrumento se le han añadido otros para darle mayor variedad y fuerza musical, como baterías y cantantes, con lo cual se afirman ritmos y se da más cadencia a la música.

“Hay marimbas de concierto que suenan totalmente diferente. Los tubos y diapasón de arriba son diferentes, suenan más metálicos”, comentó.

La marimba folklórica tradicional es de seis y medio, seis octavas y media, así como también están la de tenor de cuatro y de tres octavas de música.

Hidalgo Ramírez añadió que el costo de una marimba folklórica ronda los 70 mil pesos; la de tenor alrededor de 30 mil pesos, mientras el requinto, dependiendo de la madera, cuesta entre 15 y 20 mil pesos, las cuales son más agudas en sonido.

“Toda mi vida he vivido de la música, trabajamos en la Casa de la Cultura de Comalcalco y ahí tenemos la función de difundir la cultura en todo el municipio, en el estado y en México”, dijo.

Además, apuntó que han tenido presentaciones en Estados Unidos, Canadá y Guatemala.

Llevar sus instrumentos, expuso, les representa obtener un permiso especial de ingreso, así como para los ocho integrantes de la marimba-orquesta.

Destacó que la marimba se ha convertido en Tabasco en una representación musical, principalmente como música folklórica.

En cada municipio, añadió, existen compositores expresamente para marimba, aunque por tradición las más sonadas e interpretadas son “A Tabasco”, “El tigre”, “El rojo y el azul” y “El jilguero”, entre otras que, como marimbero, es obligatorio conocerlas.

En tanto, el historiador tabasqueño Jorge Priego Martínez indicó en la edición “Tabasco, la mejor tierra que el sol alumbra”, que la marimba arribó al estado por el río Usumacinta, en el oriente de la entidad.

Aunque en el municipio de Tenosique fue conocida antes de 1882, es probable que comenzaran a popularizarse entre los años de 1910 y 1920 en la entidad, pues no se halla referencia histórica sobre bailes en el siglo XIX donde la música fuese interpretada por una marimba.

Priego Martínez aludió al libro “Viaje al Yucatán y al país de los lacandones”, de Désiré Charnay, quien expuso en su texto que las teclas de la marimba se tocan con dos palitos con bolas de gutapercha en la punta.

“Y lo tocan con tal rapidez que el pianista de ejecución más rápida no podría seguirlos”, según se reproduce en ese texto.

Estas maderas que cantan, se han popularizado para acompañar principalmente los bailes de zapateado, así como para ambientar alguna festividad tradicional, eventos oficiales o restaurantes, para

evocar un sentimiento tabasqueño.

De igual forma, a manera de alentar su participación y difusión de la música de marimbas, en festividades como la Feria Tabasco se organizan competencias entre marimbistas de distintos municipios, como las representativas Lira de Villahermosa, Esperanza Tabasqueña o la de Ciprián Landero.

También podría gustarte