Lupe Tijerina murió como quería, sobre un escenario: Cesáreo Sánchez

* El líder de Cardenales de Nuevo León recuerda con tristeza a su compadre, quien falleció este martes

Por Eleazar Ramos Villaseñor

México, 5 Jul (Notimex).- Don Cesáreo Sánchez, líder de Cardenales de Nuevo León, lamentó la muerte de su compadre y amigo, Lupe Tijerina, quien falleció la madrugada de este martes en Ciudad Fernández, San Luis Potosí.

Tijerina fue uno de los principales precursores y defensores de la música norteña, tocaba su acordeón y cantaba para sus queridos Cadetes de Linares.

“Es una noticia muy triste para mí y mi familia, pues nuestra amistad fue más allá de simples compañeros de profesión; éramos compadres y es lamentable su muerte, y aunque ninguna muerte es bonita, él murió haciendo lo que le gustaba hacer, y arriba de un escenario”, comentó don “Chayo”, en entrevista vía telefónica con Notimex.

El músico regiomontano agregó que el consuelo que tiene es que su compadre no sufrió. “Ninguna muerte es bonita, pero él no sufrió, porque imagínense hacer cama de dos, tres o cuatro meses, batallando con una enfermedad, o años sufriendo, tanto uno como la familia, éso sí es lamentable, pero mi compadre Lupe no sufrió y si Diosito se acordó de él, lo recogió rápido y qué bueno que no sufrió”.

Añadió que la última vez que se vieron fue hace un mes, cuando Los Cadetes de Linares y los Cardenales de Nuevo León tocaron en Monterrey.

“Tocamos juntos en Monterrey y ahí platicamos un buen rato, yo lo vi muy bien, incluso le comenté que lo veía pasadito de peso y le decía yo: ´compadre ya estás muy gordito, ¿qué no te cansas?´, y me dijo que sí, sobre todo cuando viajaba para México, por la altura, eso a mí me pasaba y a veces no alcanzaba las canciones”.

Don “Chayo” recordó que con su compadre Lupe, quien fue padrino de dos de sus hijos, trabajó en cantinas una temporada, antes de que surgieran los Cadetes de Linares.

“Trabajé con él, no mucho tiempo, cuando traía un grupo que se llamaba Los Forasteros del norte, hace más de 40 años, luego se incorporó a Los Cadetes, que ese grupo lo iniciaron Homero Guerrero y Adán Moreno, luego entró Samuel Zapata y después entró mi compadre Lupe y se convirtió en el tercer acordeonista de Cadetes de Linares, con él se hicieron todos los éxitos del grupo”.

Para concluir, don Cesáreo, dijo que Lupe Tijerina siempre defendió y difundió la original y tradicional música norteña.

“Mi compadre nomás se nos adelantó, pero hay que recordarlo como un músico que siempre defendió la música norteña y que hasta el último momento de su vida la cantó como lo que es, compuesta por boleros, polkas, huapangos y corridos tradicionales de acá del norte, ellos nunca tocaron una sola cumbia, ¡jamás! Y así acabó mi compadre, cantándole sus canciones a su gente”.

También podría gustarte