“¡Los llevo en el corazón!”: Papa a víctimas del terremoto

Por Andrés Beltramo Alvarez. Corresponsal

Ciudad del Vaticano, 4 Oct (Notimex).- “¡Los llevo en el corazón!” aseguró hoy el Papa Francisco a las víctimas del terremoto que golpeó el centro de Italia en agosto pasado, en el marco de una visita sorpresa que incluyó momentos de alegría y conmoción.

Poco antes de las 09:10 hora local (07:10 GMT) el Papa llegó hasta Amatrice, a unos 110 kilómetros al este de Roma. Iba a bordo de un automóvil utilitario con vidrios polarizados para no ser reconocido y poder movilizarse sin problemas.

Antes de arribar, él mismo llamó por teléfono celular a la directora de la escuela San Cipriano y preguntó si podía interrumpir la lección de los niños con su presencia. En un improvisado salón saludó uno por uno a más de 100 niños y jóvenes.

Saliendo de allí tomó un megáfono y dirigió unas palabras a un grupo de personas que se agolparon a su alrededor, a las cuales animó a mantener la esperanza no obstante los seres queridos “que cayeron bajo los escombros”.

“Pensé en los primeros días de estos dolores que mi visita, quizás, era más de molestia que una ayuda, que un saludo, y no quería molestar; por esto dejé pasar un poco de tiempo para que se arreglaran algunas cosas, como la escuela”, explicó.

“Pero desde el primer momento sentí la necesidad de venir aquí. Simplemente para decir que estoy cercano, nada más, y que rezo, ¡rezo por ustedes! Cercanía y oración, esto les ofrezco. Que el señor los bendiga a ustedes, que la Virgen los cuide en este momento de tristeza, de dolor y de prueba”, añadió.

Entonces pronunció en voz alta un Ave María, tras lo cual nuevamente pidió a todos mirar siempre para adelante, con coraje, ayudándose los unos a los otros porque “se camina mejor juntos”.

Continuó su visita en la “zona roja”, la parte del pueblo más dañada por el sismo de la madrugada del 24 de agosto que dejó 298 y 388 heridos. Acercándose lo más posible a los edificios en ruinas rezó en silencio por unos instantes.

Después habló con un grupo de bomberos asegurándoles que reza para que ellos no deban trabajar porque su labor es dolorosa, y aceptando tomarse con ellos una foto de grupo exclamó: “(Ustedes) son los que salvan a la gente”.

Al salir de Amatrice, Jorge Mario Bergoglio se dirigió a la residencia sanitaria asistencial “San Raffaele Borbona”, ubicada en la provincia de Rieti, donde se encuentran enfermos crónicos y no autosuficientes.

Ahí confortó a los 60 pacientes, entre los cuales se encuentran muchos ancianos desplazados a causa del terremoto y con ellos almorzó.

Dos horas más tarde el líder católico siguió su recorrido en el campo base de las zonas afectadas ubicado en el Comando de los Bomberos de Cittareale, desde donde se trasladó a Accumoli, otra de las localidades más golpeadas.

En la Plaza San Francisco saludó a algunas personas, incluido el alcalde Stefano Petrucci, y rezó ante la iglesia dedicada al mismo santo, destruida por el sismo.

Aproximadamente a las 14:00 hora local (12:00 GMT), Francisco se reunió con un centenar de personas en la localidad de Arquata del Tronto, con quienes rezó un Ave María.

“Quise estar cerca de ustedes en este momento y decirles que los llevo en el corazón y sé de sus sufrimientos, angustias y de sus muertos. Ahora rezamos al señor para que les bendiga y rezamos también por sus seres queridos que quedaron ahí, y se fueron al cielo”, aclaró.

“¡Y ánimo, siempre adelante, siempre adelante! Los tiempos cambiarán y se podrá seguir adelante. Yo estoy cerca, estoy con ustedes”, añadió. A las 15:30 horas (13:30 GMT) el Papa emprendió el regreso al Vaticano.

También podría gustarte