Llega a México “La maldición de Lono”, de Hunter S. Thompson

México, 24 May (Notimex).- Como parte de sus novedades de Primavera 2016, el sello Sexto Piso hizo llegar a las librerías del país “La maldición de Lono”, una espléndida crónica de Hunter S. Thompson, de lo que iba a ser un viaje de placer y acabó convertida una delirante aventura.

La casa fundada en México en 2002 y que a la fecha cuenta ya con una filial en España y distribución en toda Latinoamérica refiere que en 1980, Hunter S. Thompson recibió una propuesta de una revista desconocida para él, llamada “Running”, para cubrir la maratón de Honolulú.

Un buen sueldo y con todos los gastos pagados, lo hicieron pensar en la posibilidad de pasar unas vacaciones tranquilas en Hawái, así que aceptó y extendió la invitación a su mejor buen amigo.

Éste era el dibujante Ralph Steadman, quien dejó ver su deseo de ir, pero acompañado de su familia. Sin embargo, lo que iba a ser un viaje de placer y de descanso, entremezclado con un poco de trabajo, sobre todo para Thompson, se convirtió en una delirante aventura desde el momento en que el escritor sube al avión que lo llevará a su “hermoso” destino.

Con su característico estilo, que lo convirtiera en icono de un género periodístico (El Periodismo Gonzo), el autor se ocupó pronto de todo aquello que envuelve a una de las justas deportivas más antiguas y difíciles. Pero fue mucho más allá, logrando escribir una historia magistral acerca de un lugar en el que la mayoría de sus habitantes parecen estar locos.

Y la locura casi siempre viene de algún dios, en este caso “Lono”, el Dios del exceso y la abundancia, quien efectivamente parece estar detrás de las famosas y terribles tormentas y el abundante oleaje que azotaban a la isla durante el paso del escritor norteamericano por ella, y en las cuales queda completamente inmerso, tanto en el plano real como en el mental.

En un juego de reflejos con la historia del capitán Cook, conquistador británico que en su momento fue considerado por los nativos encarnación de “Lono”, Thompson cierra el ciclo metamórfico del delirio al asumir su visita a Hawái como un segundo advenimiento del legendario dios, y proclamar con desparpajo: “¡Yo soy Lono!”. Esta es la historia de esa misteriosa e hilarante transformación.

También podría gustarte